La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires trata este jueves el Presupuesto 2021 presentado por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta con dos meses de retraso. El proyecto calificado por el oficialismo como de “contingencia” por la reducción de la coparticipación, tiene ajustes en educación y obras públicas y aumento de impuestos relacionados al consumo. Según el texto de la ley, “se trata de un presupuesto de contingencia y con medidas transitorias” por la reducción del 1.18 % de la coparticipación. El argumento para la reducción es que la Ciudad dejará de percibir este año más de 13 mil millones de pesos. La ley contempla gastos por más de 612 mil millones de pesos, lo que implica 40% de incremento nominal respecto del presupuesto 2020. Estima una inflación del 29% anual y un crecimiento económico del 5,5%.

También podés leer: Acuña propuso en Ciudad el presupuesto educativo más bajo de la historia

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El proyecto mantiene el dinero destinado a Salud, Educación y Desarrollo Social en 51,4% del total, sin embargo, se traduce en un recorte con respecto a la inflación proyectada para el año próximo. El porcentaje destinado a Educación es de un 17,18%, alrededor de 105 mil millones de pesos. Como se publicó en Tiempo Argentino, es el presupuesto educativo más bajo de la gestión PRO en la Ciudad de Buenos Aires. Si bien son 22 mil millones más que en 2020, es un aumento nominal del 26,9% respecto al año pasado, menor al 29% de inflación proyectada por el gobierno porteño. El vicepresidente del bloque del Frente de Todos y miembro de la Comisión de Presupuesto, Javier Andrade, se mostró preocupado por el impacto en áreas esenciales. “Con la excusa del corregimiento de la coparticipación están llevando adelante un ajuste, principalmente en las áreas de Salud, Educación, Promoción Social, y de Cultura que es algo que vienen haciendo de manera consecuente en los trece años de mandato. Cuando asumieron en el 2007, el presupuesto de Salud representaba casi el 26% y el de Educación, el 27% y hoy están entre el 15% y el 17%. Entonces la excusa no es válida porque la política fue ir horadando estas áreas”, le dijo el diputado a Tiempo Argentino.

Otro de los puntos que recibió fuertes rechazos es el Impuesto a los Sellos a las tarjetas de crédito emitidas en la Ciudad, que será de un 1,2% por sobre todos los gastos. Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) alertaron sobre el impacto en el consumo. En un comunicado de prensa indicaron que “inventar nuevos impuestos sólo agravará la situación”.  “Lo que generará es mayor informalidad en las ventas y atentará contra la bancarización. Es insólito, quieren estimular la economía agobiando al que la pone en marcha. En lugar de generar más incentivos para movilizar las ventas y la actividad productiva, le pegamos al cliente”, afirmó el presidente de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán.

Por su parte, Andrade contó que recibieron llamados de diferentes organismos por este impuesto. “Genera mucha preocupación no sólo para los ciudadanos sino para el consumo en general.  Hemos recibidos llamadas de las cámaras de comerciantes preocupados. No sólo porque es regresivo porque no discrimina entre aquellos que pueden gastar más o menos, sino que el impuesto se carga sobre cualquier tarjeta de crédito y sobre el resumen entero. Aquellos que pagan el mínimo van a tener la carga sobre todo lo que no pueden pagar ese mes y después va a impactar el incremento en la tasa de interés, algunas que llegan al 70%”, sostuvo en diálogo con este medio.

A eso se suma impuestos a las operaciones financieras con Leliqs, aumentos en el impuesto inmobiliario y en las patentes.

Las críticas también están orientadas al aumento de presupuesto para otras áreas consideradas no esenciales. “Lo único que aumenta es el presupuesto de Seguridad que es uno de los presupuestos que más ha aumentado en los últimos 10 años de gestión. También llaman la atención, los 2400 millones que se destinan a publicidad que son superiores a lo que tiene que ver, por ejemplo, a la auditoría de la Ciudad y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. En publicidad se gasta más que en los entes descentralizados que tienen que ver con el control de la gestión”, describió el legislador del Frente de Todos.