Yo no tenía la gravitación política que emergió después de las PASO. Fui y hablé estrictamente de economía, a explicar por qué esto va a estallar”, confió Javier Milei en una entrevista televisiva para confirmar que se reunió con el expresidente Mauricio Macri antes de las Primarias. El primer candidato a diputado de La Libertad Avanza tuvo que admitirlo porque el fundador del PRO eligió filtrarlo a dos semanas de las legislativas del 14 de noviembre. En el espacio que lidera Milei insisten en que han pasado cuatro meses desde aquel encuentro previo a las PASO y que habían elegido mantenerlo en silencio. Solo habló porque se filtró y no tuvo interés en desmentirlo.

Al parecer, el expresidente decidió blanquear esos contactos en un mensaje de doble impacto. Hacia el interior de Juntos por el Cambio dejó en claro que es uno de los mejores posicionados para acercarse a Milei y que está dispuesto a ponderarlo. Al mismo tiempo, reforzó la conversación con los votantes del economista de ultraderecha para las elecciones presidenciales de 2023, en la continuación de los contactos iniciados por la titular del PRO, Patricia Bullrich, que cultiva ese vínculo desde que ella estaba dispuesta a medirse en una interna con María Eugenia Vidal.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Luego de filtrar la reunión de agosto, que fue organizada por la exministra de Seguridad, Macri volvió a elogiar a Milei cuando regresó de declarar en el juzgado federal de Dolores, en la causa que lo investiga por presunto espionaje ilegal a los familiares de las víctimas del ARA San Juan. “Ojalá podamos confluir en una propuesta en 2023, que ellos se sientan cómodos para participar”, lanzó el expresidente.

La charla sobre la situación económica que compartieron Macri y Milei contó con una coincidencia poco mencionada: el magnate también cree que después de las elecciones habrá una nueva crisis, se disparará el dólar y el escenario se agudizará cuando termine la doble indemnización para evitar despidos. En su panegírico, ambos consideran que los próximos dos años estarán signados por un tembladeral económico y social que los posicionará como una alternativa para terminar con el peronismo en el poder.

Lo que sigue en esa proyección es la aplicación del shock que Macri no quiso ejecutar cuando ganó las elecciones de 2015. En su lugar eligió un gradualismo en el ajuste que ahora considera un gravísimo error que nunca tendría que haber cometido. Ahora el expresidente dice que ambiciona probar de nuevo, pero el acercamiento con Milei anticipa la agudización de las internas en JxC, especialmente con la UCR y el sector del macrismo que responde al alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta junto con Vidal.

La apuesta del expresidente sucede cuando Milei aumenta las chances de superar en las próximas elecciones el 15% que obtuvo en las PASO. Si lo logra, habrá profundizado la fuga de votos por derecha que Vidal quiere evitar.

Según reconstruyó este diario, Milei no fue solo a la convocatoria de Bullrich. Llegó a la quinta “Los Abrojos” acompañado por su hermana Karina. Cuando salieron decidieron mantener el encuentro en secreto. Esta semana, cuando se enteraron de que el dato salió en los medios, interpretaron que Macri busca utilizar ese contacto para condicionar a Vidal y a Rodríguez Larreta, dos dirigentes con quienes Milei no se sentaría a conversar, por ahora.

El escenario puede ser distinto a partir del 10 de diciembre. Milei posiblemente asumirá una banca y podría armar un minibloque con su compañera de lista, la dirigente de ultraderecha Victoria Villarroel. Del otro lado de la General Paz, el economista José Luis Espert, bajo el signo de Avanza Libertad, podría llegar a la Cámara Baja junto con la exmacrista Carolina Píparo.

Las cuatro bancas están dentro del radar de JxC en su estrategia para llegar al quórum propio y construirlo a partir de una extrema polarización con el oficialismo. Cada uno de esos escaños será clave. Si se repiten los resultados de las PASO, el interbloque de JxC tendrá 117 miembros. Aspiran a mejorar la performance y llegar a los 120 como una forma de buscar aliados para llegar a 129.

Ese eje será el primer desafío para Milei y para Espert, que ya no tienen entre ellos la confianza de 2019, cuando compartieron fórmula presidencial. La distancia surgió a partir de que Milei se enteró de la detención en Neuquén del empresario Federico “Fred” Machado. Cayó en el aeropuerto y fue apresado por la PSA, acusado por el gobierno de los Estados Unidos de “lavado de dinero y narcotráfico a alta escala”. Machado es empresario de aviación y llevó a Espert en uno de sus aviones cuando hizo una visita a Viedma. Desde entonces se profundizó la desconfianza hacia Espert dentro del espacio ultraliberal y ahora creen que Espert sellará su acercamiento con Rodríguez Larreta, con la posibilidad de meter colaboradores en el gobierno porteño.

Los puentes partidarios ya fueron tendidos este jueves por los candidatos y dirigentes que participaron de una convención liberal convocada por Republicanos Unidos para organizar a ese sector dentro de JxC. El evento fue liderado por el exministro Ricardo López Murphy, cuarto candidato en la lista de Vidal y nuevo socio de la alianza para contener la fuga de votos que les provoca Milei. También participaron el radical Martín Tetaz y el primer candidato a legislador porteño, Emmanuel Ferrario, mano derecha de Vidal, entre otros.

Ese núcleo de coincidencias no solo confirma que hasta el sector que se define como moderado dentro del PRO y de JxC está dispuesto a virar más a la derecha con tal de traccionar a Espert. Con esa acumulación se meterán en la disputa interna que se agudizará cuando Macri, Bullrich y Milei profundicen las coincidencias que ya blanquearon.  «