Con el presidente, Alberto Fernández, de gira por Europa y a pocas horas de que concrete una reunión con la titular del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, el Senado de la nación tuvo un apartado este jueves para tratar iniciativas relacionadas a la deuda que tomó el gobierno de Mauricio Macri con el organismo internacional.

Las dos iniciativas, cuya autoría es la del senador oficialista Oscar Parrilli, obtuvieron los votos justos para ser aprobadas y girar a Diputados. El Frente de Todos, con algunos senadores ausentes y ayuda de aliados logró 37 votos positivos, mientras que 25 fueron negativos.

Uno de los proyectos propuso una ley para instituir el 10 de septiembre de cada año como el Día Nacional de la Reestructuración Soberana de la Deuda de los Estados. Y otorgar al actual Salón Cedro del Palacio San Martín -Ministerio de Relaciones Exteriores-el nombre de Salón Ex canciller Héctor Marcos Timerman, en homenaje a su memoria y trayectoria.

La otra, de declaración, solicita al Ministerio de Economía de la Nación que “los fondos que le corresponden a la Argentina” en los derechos de giro que distribuirá el FMI, estimados en 4.350 millones de dólares,  se apliquen para financiar políticas públicas para resolver los problemas derivados del COVID 19”.

El proyecto cuenta con las firmas José Mayans –titular del bloque del FdT- Anabel Fernández Sagasti, Carlos Caserio, María de los Ángeles Sacnun, Alfredo Luenzo, José Neder y Jorge Taiana.

En defensa de sus iniciativas, Parrilli explicó: “Hacemos este pedido para apoyar a nuestro gobierno y a nuestro ministro de Economía para lograr la mejor negociación y relación posibles con las autoridades del FMI. Exhortamos a que los fondos que eventualmente ingresen por los derechos especiales de giro que emitirá el FMI no sean derivados al pago de intereses o capital de le deuda con el organismo  o el Club de París”.

El senador neuquino manifestó: “Muchos medios y algunos expositores dirán que esto es un ataque al ministro de economía. Lo mismo decían cuando nuestro bloque presentó una nota, el año pasado, a las autoridades del FMI, en la que le describimos las anormalidades del crédito político o de campaña electoral, que por orden expresa del expresidente norteamericano Donald Trump le dieron al expresidente argentino Mauricio Macri”.

“La decisión del FMI, ahora, surgió a raíz de una petición del G20 realizada en febrero para contar con financiamiento y reservas para paliar las consecuencias de la pandemia por el Covid-19. Por ello elevaron la propuesta de crear nuevos derechos especiales de giro. Los países miembros están resueltos a hacer todo lo posible para superar la gran recesión”.

El cierre del tratamiento estuvo a cargo del titular del bloque oficialista, el formoseño José Mayans. “Es excelente rendirle homenaje a Héctor Timerman. Fue una gran persona con la que tuve una amistad. Queremos el crecimiento económico y no que la plata se vaya afuera, primero el país tiene que crecer, tiene que haber trabajo”.

En Juntos por el Cambio tomaron la palabra seis senadores que cuestionaron el proyecto de declaración. Consideraron que no hay apuro porque no lo ha tratado el Fondo y además pidieron que el ministro Martín Guzmán acuda al Congreso.

“Hay dos proyectos que chocan a cada rato y que traen consecuencias institucionales y hasta económicas. Porque le marcan la cancha al ministro dos días antes de irse de gira y ahora se la seguimos marcando viendo de avanzar en  cuestiones económicas”, indicó el radical Julio Martínez. “Este debate se puede dar de forma interna”, agregó.

En esa línea, Martín Lousteau se preguntó: “Por qué estamos tratando un proyecto de declaración cuando el ministro está afuera con el presidente. Es más fácil: llaman por teléfono al ministro que es de su propio espacio político, deben tener el número de teléfono. Pretender que esto no es ningún tipo de señal hacia adentro de la coalición es bastante raro”. En esa línea, Martín Lousteau se preguntó: “Por qué estamos tratando un proyecto de declaración cuando el ministro está afuera con el presidente. Es más fácil: llaman por teléfono al ministro que es de su propio espacio político, deben tener el número de teléfono. Pretender que esto no es ningún tipo de señal hacia adentro de la coalición es bastante raro”.