Los estaban esperando. Un documento secuestrado durante un allanamiento en la sede de Inteligencia Penitenciaria, en la calle Varela 266 de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la causa por espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos, parece indicar que todos los empresarios a los que el difunto juez Claudio Bonadio investigaba en el marco de la Causa Cuadernos tenían un registro potencial de detención que los aguardaba. En esa lista, claro está, también había exfuncionarios: resaltado y en negrita aparece el nombre de Cristina Fernández de Kirchner.

Tiempo accedió a ese documento, cuyo facsímil acompaña a esta nota. Figura en un “legajo de investigación” en la causa que lleva adelante el juez Juan Pablo Augé y los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide. Se titula “Documentos y planilla extraída del disco Seagate de 4TB secuestrado”. Son 98 nombres; los primeros ocho consignan a los que estaban o ya habían estado detenidos: los empresarios Carlos Wagner y Gerardo Ferreyra, y Julio De Vido y José Francisco López, entre ellos. Junto a sus nombres aparecen fechas de ingreso y egreso, adónde y en qué situación se encontraban en su condición de detenidos. El resto tiene esos casilleros en blanco.

En el casi centenar de nombres aparece incluso Angelo Calcaterra, el primo del expresidente Mauricio Macri. Y también los empresarios Aldo Roggio, Juan Carlos de Goycochea, Manuel Santos Uribelarrea, Juan Chediack, Héctor Sánchez Caballero, Eduardo Eurnekian, Mario Ludovico Rovella, María Rosa y José Gerardo Cartellone y Germán Nivello.

¿Qué tenían en común? El 6 de febrero de 2019, el juez Bonadio convocó por tercera vez a ampliar indagatoria en la Causa Cuadernos a la entonces senadora Cristina Kirchner. Junto con ella, llamó a otros 97 imputados. Esos son los nombres que componían la lista hallada en el sector de inteligencia del Servicio Penitenciario, también conocido como “Área 50”. No hay en el expediente ninguna explicación de por qué personas que no estaban (y en la mayoría de los casos, nunca habían estado) detenidas, figuraban en ese documento.

El material secuestrado en Varela 266, en un allanamiento ordenado por el primer juez de la causa, Federico Villena, es sorprendente.

Aparece entre la documentación una hipótesis de fuga del exministro de Planificación, De Vido, favorecido por su “nuera secretaria de Salud Municipalidad de Ezeiza”. La inteligencia penitenciaria sospechaba que De Vido se iba a escapar con ayuda externa cuando fuera a atenderse a un hospital cercano a la cárcel en la que estaba alojado.

...

Bajo el título de “Análisis de riesgo ante potenciales egresos del interno De Vido fundados en problemas de salud”, el documento explica que su confección fue ordenada “en el marco de las actividades que este Departamento diariamente ejecuta, conforme los lineamientos estratégicos ordenados por esa Superioridad”.

Sobre De Vido, dice que “tiene como nuera a la profesional médica (odontóloga) María Belén César Gallardo, quien se encuentra casada con uno de los hijos del interno, quien desde el mes de septiembre de 2016 ocupa la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Ezeiza. La mentada profesional fue hasta el mes de junio del año 2016 la directora nacional de Salud Bucodental e integrante del plan Argentina Sonríe, cuya directora fue la odontóloga Rocío García (pareja del diputado Máximo Kirchner), donde también fungió como coordinadora general la odontóloga Elena Morán, madre del diputado Nacional Andrés Larroque (a) ‘el Cuervo’. Este programa fue desactivado por disposición del actual presidente (Mauricio Macri, ndr) tras encontrar serias irregularidades con la administración y gestión de los fondos asignados, por lo que las nombradas se hallan procesadas en la justicia federal”.

“Atento lo expuesto –añade el texto– esta Instancia sugiere adoptar recaudas de seguridad extras en términos de la evaluación de riesgos ante eventos que ameriten u aconsejen la externación de De Vido por razones médicas que involucren la atención externa en algunos de los hospitales dependientes del área Municipal Ezeiza, toda vez que se registran antecedentes de evasiones protagonizadas por internos cuyos familiares desempeñaban funciones en los nosocomios desde los cuales perpetraron las mismas”.