En medio de la crisis financiera que atraviesa el gobierno, crecieron los rumores ( y operaciones) sobre el supuesto intento del oficialismo de acercar posiciones con la oposición de Juntos por el Cambio para acordar posibles medidas contra la corrida cambiaria. Si bien la vicepresidenta Cristina Fernández y el gobernador bonaerense Axel Kicillof hablaron de manera pública sobre la necesidad de un acuerdo nacional, Tiempo pudo confirmar que no hubo contactos este miércoles con ningún dirigente opositor, como había circulado en la mayoría de los medios nacionales.

Los rumores sobre el supuesto tendido de puentes fueron desmentidos por fuentes oficialistas. Desde el despacho del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, descartaron que se haya intentado contactar a dirigentes de la oposición en esta coyuntura particular. “Wado dijo, como viene diciendo, que para los problemas estructurales de la economía y el desarrollo deben generarse consensos. Lo dijo Cristina hace mil años. Nadie habló de convocar a la oposición por la coyuntura”, remarcaron.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el despacho del titular de la cámara de Diputados, Sergio Massa, el otro dirigente del Frente de Todos señalado como uno de los encargados de buscar apoyos opositores, aseguraron a este medio: “Sergio viene hablando con algunos actores de la oposición”. Y recordaron que había planteado una agenda temática para ser tratada entre “septiembre y marzo, fuera de la agenda electoral”, pero no especificaron si hubo contactos puntuales sobre la situación financiera actual.

La única información oficial de la convocatoria es la que hicieron de manera pública la vicepresidenta y el gobernador bonaerense. Este miércoles Kicillof sostuvo en un acto en Florencio Varela: “Hoy necesitamos ayuda, también de nuestra oposición”. Las declaraciones del gobernador son una continuidad de las palabras de la vicepresidenta, que en El Calafate había sostenido que: “Ni yo voy a renunciar a mis ideas, a mi historia, a lo que creo, y tampoco le voy a pedir a nadie que renuncie a las de ellos. Pero tenemos que encontrar un punto de coincidencia común porque, si no, no va a haber Argentina para nadie”. “Así que, sin rencores, pero con muchas ideas y fundamentalmente con mucha esperanza de que podamos hacerlo, es que debemos autoconvocarnos”, sostuvo.

Desde el kirchnerismo recalcan que las discusiones las proponen de manera pública, “de cara a la sociedad” y no en reserva. Por el momento quedaron descartadas las versiones de convocatorias privadas.