En modo receso estival, en el Senado de la Nación observan atentos el anuncio del presidente Alberto Fernández sobre el pedido de juicio político para los integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación: Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti, Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda. Para que el tratamiento del proyecto llegue a la Cámara que preside Cristina Fernández de Kirchner tiene que sortear varios obstáculos, como ya contó Tiempo.

Por este motivo, pocos oficialistas de la Cámara Alta se han pronunciado esta semana de manera pública sobre el tema, aunque desde el interbloque opositor de Juntos por el Cambio se emitió este jueves un comunicado en el que expresaron el rechazo al pedido de juicio político a los miembros del máximo tribunal de justicia, suscripto por el presidente y 11 Gobernadores.

Según fundamentaron: “Se trata de un nuevo hecho destinado a intentar horadar la independencia del Poder Judicial presionando a los miembros de la CSJN y demás funcionarios y magistrados. Esta conducta del presidente se suma a su anterior anuncio público de que no cumpliría el fallo de la CSJN en materia de coparticipación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que de hecho continúa sin cumplir, y en consecuencia, no ha tomado ni él ni ninguno de los funcionarios responsables del cumplimiento, medida alguna en tal sentido”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por otro lado, los senadores opositores apuntaron contra el ministro de Justicia, Martín Soria, ante la posibilidad de que el Poder Ejecutivo reforme el Consejo de la Magistratura por medio de un decreto “sin valorar que la Constitución Nacional requiere una ley especial de mayoría agravada para lo que se hace imprescindible el consenso político”.

El titular del interbloque, el radical Alfredo Cornejo fue más duro en su postura y opinó ante la prensa que el pedido “es el manotazo de ahogado de un presidente que no supo atender los verdaderos problemas de la gente, preocupándose por los conflictos legales de su jefa política”.

En el Senado el Frente de Todos cuenta con 35 escaños más tres aliados que responden a partidos provinciales: Alberto Weretilneck (Río Negro), Magdalena Solari Quintana (Misiones) y Clara Vega (La Rioja). Sin embargo, dentro del oficialismo hay senadores con una mirada que se diferencia en varios temas como Edgardo Kueider (Entre Ríos), Guillermo Snopek (Jujuy) y Carlos “Camau” Espinola (Corrientes). Según pudo saber Tiempo, este último estaría cada vez más alejado de sus compañeros de bloque.

Pese a las posibles disidencias dentro del oficialismo, se necesitan los dos tercios de la Cámara para poder aprobar avanzar con el juicio político, número que el Frente de Todos no tiene. JXC cuenta con 33 integrantes mientras que Alejandra Vigo tiene un monobloque que representa los intereses del gobernador de Córdoba Juan Schiaretti.

Por lo pronto, desde el oficialismo, el senador porteño Mariano Recalde dio su punto de vista. En declaraciones radiales opinó que “el presidente tiene que usar más la lapicera” al tiempo que expresó que la decisión que tomó Fernández “venía esperándose por parte de mucha gente“. De todas maneras explicó que “al Senado le toca juzgar, así que no me gustaría adelantar opinión para que después digan que prejuzgué”, señaló.

En tanto, la jefa del bloque Unidad Ciudadana Juliana Di Tullio sostuvo que la Justicia “se lleva puesta la voluntad popular por lo que le pide el poder económico que lo contrata.  La Corte no acepta las decisiones del Poder Ejecutivo ni del Poder Legislativo que son votados por la gente”.