Este viernes 15 de julio, a las 11 hs en la Central 9 de Julio de Mar del Plata (Av. de los Trabajadores y Ortiz de Zárate) se realizará un acto homenaje a las víctimas de la tragedia laboral ocurrida el 4 de diciembre de 1981.

En el acto se proyectará el documental «En lo profundo del barro», una producción audiovisual del Colectivo Historia Obrera y el Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata, que reconstruye con testimonios directos, la tragedia laboral que se llevó la vida de tres trabajadores. Asimismo se señalizará a la Central como Sitio de Memoria Histórica y se entregará un reconocimiento a los familiares de las víctimas mortales de aquel suceso.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Aquel día, producto de la irresponsabilidad de las autoridades de la Central Termoeléctrica del puerto, los trabajadores Ángel Omar Busnelli, Eduardo Oscar Montes y José Gerez murieron cuando realizaban tareas de mantenimiento en el canal de refrigeración de la Central.

Este hecho histórico, ocultado por las autoridades políticas de aquel momento de la Central (en aquel entonces bajo gestión del Gobierno dictatorial), es recuperado hoy para reivindicar la memoria de las víctimas de una situación totalmente evitable.

“En lo profundo del barro” es el tercer documental de una serie de producciones audiovisuales realizadas por Historia Obrera, colectivo que impulsa la investigación y divulgación histórica en conjunto con sindicatos y otras organizaciones vinculadas al mundo laboral. 

La tragedia laboral

En diciembre de 1981 la Central 9 de Julio dependía desde hacía poco tiempo de la Dirección de Energía de la Provincia de Buenos Aires (DEBA). La empresa estatal “Agua y Energía”, que desde 1947 había generado las mayores obras de infraestructura para la generación de energía eléctrica, a partir de 1977 estaba sujeta a un proceso de provincialización y parcialización.

En la mañana del viernes 4 diciembre de 1981, cuatro obreros se encontraban realizando tareas de mantenimiento en la superficie del sistema de canales. Desde los orígenes de la Central la refrigeración de las maquinarias depende del suministro de agua de mar, la cual se abastece mediante una serie de canales subterráneos de aproximadamente un kilómetro de largo extendidos desde la zona del puerto.

La combinación de nulas medidas de seguridad y la falta de mantenimiento en la limpieza del canal, producto esto de la desidia de los administradores impuestos por la dictadura militar, generaron la trágica muerte de tres de ellos: Eduardo Oscar Montes, ayudante de 21 años; Ángel Omar Busnelli, medio oficial de 25 años; y José Gerez,  capataz de 49 años.