El Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular (Renatep) ya superó los 3 millones de inscriptos y en nueve de las 24 provincias del país son más las personas que realizan actividades bajo este esquema laboral que los empleados registrados en el sector privado, según datos de los ministerios de Trabajo y de Desarrollo Social.

Hasta mediados de febrero último, el Renatep llevaba inscriptas 3.039.620 personas, en el marco de un proceso inaugurado en plena pandemia por el gobierno nacional para formalizar las tareas que realiza un tercio de la población económicamente activa, según datos de la Dirección de Economía Social del ministerio que encabeza Juan Zabaleta.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Formosa, Santiago del Estero, Chaco, Jujuy, Salta, Misiones, Catamarca, Tucumán y La Rioja tienen –en ese orden– mayor número de habitantes que viven de actividades encuadradas en la economía popular que aquellos inscriptos en el sector privado y la brecha, en estos casos, es abruptamente marcada.

A partir de los informes del Renatep, la economía popular ocupa al 34% de los habitantes activos (3.039.620 personas).

En el marco del debate recurrente que cuestiona la ayuda social y se escandaliza por los índices de pobreza en el país, «desarrollar la economía popular, con acompañamiento productivo, es el desafío profundo para ir desterrando la pobreza estructural», sintetizó en diálogo con la agencia Télam Pablo Chena, director de Economía Social y Desarrollo Local, que depende de la cartera de Zabaleta.

«El reclamo principal de las protestas está relacionado con la falta de empleo en el sector tradicional de la economía, producto de muchos años de exclusión y de crisis. Tenemos que impulsar el desarrollo de la economía popular para fortalecer el trabajo con derechos en los barrios y crecer desde abajo en forma sustentable», amplió Chena.

De hecho, se estima que casi ocho de los 21 millones de argentinos encuadrados en la población económicamente activa se desempeñan en ese «circuito económico subterráneo» con saberes populares que «deben ser puestos en valor». «