En una asamblea en la Escuela Primaria Nº 39 del Barrio Cuatro Vientos del partido de Moreno, el pasado viernes, la directora Analía San Miguel y la inspectora pedagógica Sonia García llamaron a la Policía para intentar censurar los reclamos de las familias de los alumnos, quienes se quejan por las malas condiciones edilicias que presenta el establecimiento educativo.

En ese contexto de maltrato institucional, los policías interrogaron a quienes querían participar de la asamblea: les preguntaban a cada una quién era madre de un alumno de la escuela y quién no, en un claro acto intimidatorio. En respuesta, los participantes de la asamblea replicaron: “Acá no hay violencia de ningún tipo, es un reclamo pacifico por las condiciones de la escuela”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

María Rosa Soria, integrante del colectivo de madres y padres autoconvocados de la localidad de Moreno, confirmó a Tiempo el accionar arbitrario por parte de los uniformados: “La Policía ingresó armada y comenzó a pedir datos personales de todos los padres y  las madres presentes en la escuela. Decían que necesitaban los datos de los presentes por orden de su sus superiores y de la fiscalía”.

Pese a reclamo del colectivo de padres y de madres por las malas condiciones eléctricas y de agua potable, las autoridades decidieron reanudar las clases de manera parcial en la escuela, a través de un cronograma en el que se utilizan tan sólo tres aulas del edificio y en el que dejan a criterio de cada padre, madre, tutor o tutora la concurrencia del alumnado.

“Los maestros van a seguir dando actividades como lo venían haciendo. Que quede claro que queda a criterio del padre, como dice el cartel en la puerta, si el chico concurre o no a la escuela. ”, se justificó la directora, Analía San Miguel.

Los padres y las madres sostienen que, en las condiciones actuales, la escuela es inutilizable, según constataron un electricista y un ingeniero que el pasado 1 de octubre revisaron el establecimiento. Además, denuncian que, dos días después de la inspección, las autoridades escolares realizaron una maniobra poco clara para intentar habilitar la escuela.

Tras lo ocurrido, SUTEBA Moreno emitió un comunicado en apoyo al reclamo:

SUTEBA repudia la presencia policial en la Escuela primaria N° 39 de nuestro distrito durante una asamblea llevada a cabo el día 2/11/18 con toda la comunidad educativa.

Consideramos este accionar absolutamente intimidatorio, antidemocrático y peligroso.

Entendemos que las familias reclaman condiciones dignas para que aprendan sus hijxs y respuestas claras de los funcionarios locales y provinciales.

El jefe distrital Luis Villarreal es responsable de garantizar que el retorno a las actividades escolares se hagan en un marco de toma de decisiones plural según lo acordado en el Comité de Seguimiento que él mismo integra.

Seguiremos accionando en Defensa de los derechos de las Comunidades Educativas de Moreno.