Con un fuerte mensaje de unidad en medio de la pelea abierta en el Frente de Todos, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, asumió este miércoles como nuevo presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM), que nuclea a intendentes de todo el país.

«Vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer para consolidar la unidad del movimiento nacional, la unidad de todos los gobernadores, la unidad de todo el gobierno nacional, porque para un peronista no hay nada mejor que un peronista y para un argentino no hay nada mejor que otro argentino», sostuvo Espinoza. Lo dijo al hablar durante la asamblea en la que resultó electo, en el predio de Tecnópolis, con presencia de intendentes y funcionarios de todo el país.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El matancero fue elegido como cabeza de una lista única, aunque tras dar una batalla interna contra el ex intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, uno de los dirigentes del riñón del presidente Alberto Fernández. «Juanchi» también aspiraba a ese cargo y dio pelea hasta que fue designado ministro de Desarrollo Social de la Nación, mucho antes de que estallaran públicamente las diferencias en el FdT.

Ya ungido como el mandamás de los intendentes del país, Espinoza buscó poner paños fríos en medio de la tormenta abierta en la coalición gobernante por el rumbo de la economía nacional y repartió elogios para Alberto y Cristina Kirchner. «Tenemos un presidente al que vamos a defender todos los días porque es el que está transformando la Argentina. Y tenemos una vicepresidenta que es la que llevó adelante, con ese gran renunciamiento, el poder hacer realidad que el pueblo vuelva a gobernar la Argentina y sea parte de las decisiones», subrayó al hablar del binomio presidencial, enfrentado hoy por la política económica.

Desde la primera fila, lo aplaudieron el jefe de Gabinete de ministros de la Nación, Juan Manzur, y el ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, además del gobernador de Chaco, Jorge «Coqui» Capitanich y su par de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; la ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez, y su par de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, y la mayoría de los intendentes peronistas del Conurbano. Casi sobre el final del acto se sumó el gobernador Axel Kicillof, a quien Espinoza le pidió que «pague el asado» por la demora en llegar hasta Tecnópolis.

El flamante presidente de la FAM también habló de la economía y del rol central que buscará tener la FAM para que el crecimiento llegue a todos los sectores. «Vamos a hacer todo lo necesario para que ese crecimiento que está teniendo la Argentina, mayor al que nos dejaron en 2019 -porque estamos en otra realidad, más allá de las usinas de los medios hegemónicos- llegue al bolsillo de los trabajadores, de los comerciantes, los empresarios y los productores pequeños y medianos y eso es lo que vamos a hacer», puntualizó Espinoza. El intendente también defendió la gestión de la pandemia: «La enfrentamos con un Estado presente como lo hace siempre el peronismo».

Espinoza reemplazó al actual presidente de la FAM, Javier Noguera, intendente de Tafí Viejo (Tucumán). Noguera quedó a cargo de la Federación cuando Verónica Magario -quien era la presidenta- resultó electa vicegobernadora bonaerense. Los mandatos de ambos vencieron en octubre de 2020, pero fueron prorrogados por la pandemia y recién ahora hubo acuerdo para votar una nueva conducción.

La FAM tuvo un rol central durante el gobierno del ex presidente Mauricio Macri. Desde allí los intendentes peronistas presionaron para la restitución del Fondo Solidario que había sido interrumpido y que afectaba de manera directa a las comunas. Incluso fueron a la justicia para pedir la continuidad de esos fondos que habían sido eliminados por decreto presidencial.

Al tomar la palabra, en el final de la asamblea, Kicillof hizo hincapié en la resistencia que ofreció la FAM en la etapa macrista. «La Federación tiene una larga historia, pero me interesa resaltar este último tiempo. Quiero agradecerles por la resistencia que hicieron en los tiempos de neoliberalismo, con Verónica (Magario), los intendentes de la provincia y del país, dando respuesta, para poder sostener situaciones muy complicadas. Los gobiernos locales son el primer mostrador, la primera puerta, es el Estado a lo largo y ancho de la República Argentina», señaló.

El gobernador no dejó pasar la oportunidad para pedirle a los jefes comunales trabajar en conjunto con Nación y Provincia y estar atentos a las necesidades de la gente. «Hay que tener la antena puesta en las necesidades de nuestro pueblo, para saber dónde aprieta el zapato. Y ahí son los municipios, los que tienen una responsabilidad inmensa. Estamos abiertos a trabajar, codo a codo, con esta federación», cerró.