A más de un mes de que se encontraran los restos de Facundo Astudillo Castro en la zona de cangrejales de Villariño Viejo, los peritos que realizaron la autopsia se reúnen este jueves con la jueza federal de Bahía Blanca, María Gabriela Marrón, para entregar el informe completo de los estudios forenses.

La autopsia se realizó en los laboratorios que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) tiene en la ex ESMA y, luego de haber determinado que el cuerpo se trataba de Facundo, se espera que pueda aportar información sobre el lugar, fecha y modo en que murió el joven de 22 años que fue intensamente buscado durante meses.

El abogado Leandro Aparicio, quien representa la Cristina, la madre de Facundo, contó a El Destape Radio que la perito de parte, Virginia Creimer, les dijo que, “para ella, ha muerto por asfixia” y aseguró que ya tienen “identificados a los asesinos de Facundo”, aunque aguardan “información complementaria” que sustente la prueba.

La autopsia comenzó el 25 de agosto y participaron 15 especialistas de diferentes disciplinas. Además del EAAF, también participaron como peritos oficiales miembros del Cuerpo Médico Forense (CMF), que depende de la Corte Suprema, y especialistas del Conicet y la Universidad del Centro. Como perito de parte participó Craimer, que es especialista consultora en Medicina Legal.

Facundo desapareció el 30 de abril cuando se dirigía a Bahía Blanca tras ser demorados en dos ocasiones por agentes de la Policía Bonaerense.

También podés leer: Pericia desmiente a Berni y ubica un patrullero cerca de donde estaba el cuerpo de Facundo

El 15 de agosto, pescadores de la zona de Villariño Viejo encontraron los restos esqueletizados en una zona de cangrejales. Dos semanas después, la justicia le confirmó a la madre que eran efectivamente los restos de Facundo.

Tras la identificación, una pericia determinó que uno de los patrulleros de la policía de Bahía Blanca estuvo el 8 de mayo (nueve días después de la desaparición) a unos 800 metros de donde fue hallado el cuerpo.

También podés leer: La importancia del dato satelital en el Caso Facundo Astudillo Castro

En ese patrullero se encontraron también posibles rastros del joven. El perro adiestrado llamado “Yatel”, del perito querellante Marcos Herrera, encontró en el baúl una turmalina, una piedra que Facundo llevaba de colgante, y rastros de su olor en el asiento trasero.

Por último, apareció en la zona donde hallaron el cuerpo una mochila con las pertenencias del joven. El pantalón con el que fue visto el día de su desaparición, cepillo de dientes, la espuma de afeitar, sus dos teléfonos celulares, el carnet de conducir y ropa. “Pero faltan muchas cosas”, aclaró la madre.