Alumnos y alumnas de las 22 escuelas medias tomadas en rechazo de la reforma educativa Secundaria del Futuro que impulsa la Ciudad de Buenos Aires, cortan la calle frente al Ministerio de Educación de la ciudad. Reclaman que la Ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, los atienda. La funcionaria había convocado a los presidentes de los centros de estudiantes de colegios que no están tomados pero les cerró la puerta al resto.

“En el ministerio no nos quisieron atender. Exigimos que nos atiendan”, dijo Juan Alam, presidente del centro de estudiantes de la Escuela Superior de Educación Artística en Música “Juan Pedro Esnaola”, quien explicó que mantuvieron el corte de avenida Paseo Colón, frente al edificio ministerial, hasta que lograron presentar una carta pidiendo que la ministra los llame para una reunión.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según explicaron los estudiantes a Tiempo, Acuña había convocado para una reunión a los presidentes de los centros de estudiantes de colegios en los que no fueron tomados los edificios. Sin embargo, también al encuentro concurrieron también los representantes de los estudiantes de las escuelas tomadas, pero la funcionaria se negó a atenderlos.

“No nos atendió y se fue del edificio. Queremos que nos atienda a todos”, explicó Alam. Como protesta ante el reachazo de la funcionaria, los estudiantes de los 22 colegios que quedaron fuera de la reunión cortaron Paseo Colon, frente al ministerio.

“La toma es una medida de fuerza, pero eso no quiere decir que no queremos dialogar. Todo lo contrario, nosotros queremos el diálogo”, subrayó el joven. Y apuntó: “El rechazo a la reforma es unánime. Nos gustaría que si quieren hacer una reforma que la hagan con toda la comunidad educativa”.

En la protesta participaban representaciones de los colegios Nacional Buenos Aires, Fader, Lenguas Vivas, Nicolás Avellaneda, Rodolfo Walsh, Normal 8 y García Lorca, entre otras escuelas porteñas tomadas por los alumnos, que este martes superaron los veinte establecimientos.

El rechazo al proyecto impulsado por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires fue expresado -tal como consignó tiempo en su edición de este domingo- la semana pasada por los docentes y estudiantes de la escuela media. Al menos diez de las 17 escuelas en las que el programa se comenzaría a implementar el año que viene elevaron cartas en contra de la medida y unas 20 más sumaron su negativa. La protesta que logró unir a toda la comunidad educativa.

Como adelantó Tiempo el 27 de agosto, la reforma que promueve el área conducida por Acuña pretende que desde 2018 los estudiantes de quinto año dediquen el 70% de su tiempo escolar a trabajar para empresas y desarrollar proyectos de “emprendedurismo”.

En los hechos, el proyecto elimina la evaluación por asignatura para transformarlo en un paquete de créditos por áreas en las que los alumnos deben acumular 210 puntos para aprobar. Las tradicionales 15 asignaturas escolares se licuarían en cuatro áreas: Ciencias Sociales; Ciencias Exactas y Experimentales; Comunicación y Expresión; y Orientaciones . Su intención era que 17 escuelas comenzaran a implementarlo el año próximo para luego ir sumando de a 41 nuevas instituciones por ciclo lectivo.