A los 94 años, falleció Rosa de Camarotti, integrante de Madres de Plaza de mayo y una enorme referencia en la lucha por los derechos humanos. «Era dulce, muy buena compañera, siempre estaba dispuesta a cuidar a los enfermos, a ir a verlos, atenderlos, y amaba la Plaza», dijeron desde la organización política.

Rosita tenía 94 años y vivía hace 69 en Lomas de Zamora. «Es lo único que me salva, la Plaza, la Plaza», le solía decir a Hebe de Bonafini. “Y va a estar ahí, porque pidió que la cremaran y, como todas las Madres, que sus cenizas estén donde estamos siempre: en la Plaza”, señalaron desde la organización. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al único hijo de Rosa, Osvaldo Daniel, lo habían secuestrado durante la dictadura. Ese fue el comienzo de su lucha y se convirtió en una Madre de Plaza de Mayo. “Se lo llevaron a él y a un amigo. Nos dijeron que lo trasladaban por drogas a la ciudad de La Plata y que no nos moviéramos por 15 minutos, pero no esperamos” recordó alguna vez sobre esa desaparición que cambió su vida para siempre.