Felipe González desmintió haber preguntado, en tono de pedido, en una supuesta reunión con Mauricio Macri, “por qué todavía no estaba presa la expresidenta de la Nación, Cristina Fernández”. El expresidente de España, aseguró luego de conocerse la versión: “Acabo de mandar una nota a Clarín diciendo que la conversación es falsa y pidiendo que publiquen mi aclaración”. El ex mandatario fue enfático: “Sin dudas están mintiendo”.

Luego advirtió: “Estas son mis convicciones democráticas: No creo que un ejecutivo deba eliminar adversarios por la via judicial”. Agregó que lo piensa “para Argentina, Venezuela o cualquier país”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La obsesión de un sector de los medios de comunicación por ver tras las rejas a la ex presidenta Cristina Fernández disparó un conflicto en el terreno diplomático. Una columna publicada hoy en el diario Clarín describió, sin mencionar fuentes, un supuesto encuentro entre el presidente argentino y el exprimer mandatario de España, que hace años se dedica a hacer lobby en América Latina para las empresas de su país. En esa reunión, que se habría realizado durante la visita de Macri a España, según el matutino, González habría consultado al presidente argentino: “¿Por qué no está presa Cristina Kirchner?”. Y luego le habría dicho que hasta que eso no se concretara “no habría nuevas inversiones españolas” en Argentina.

La supuesta conversación fue desmentida esta tarde por el propio Felipe González en una conversación con el periodista Gustavo Sylvestre, quien emitió el audio de la conversación en su programa de C5N.

Por su parte, Cristina Fernández publicó en su twitter dos cartas documento en las que intima a Macri y a González, “en el plazo de 24 horas, a ratificar o rectificar de manera pública tal información”. La que le envió Mauricio Macri advertía: “El pueblo argentino tiene derecho a saber si el presidente de la Nación cumplió con los deberes a su cargo rechazando esta manifestación”. Y agregaba que el supuesto pedido implicaría “una extorsión sin precedentes y una intromisión indebida en asuntos internos, además de exclusivo resorte de la Justicia”.

La intimación a González, por su parte, también contaba con una descripción de la nota y agregaba algunos párrafos distintos. “Me cuesta imaginar la escena de un expresidente de un gobierno democrático extorsionando a un presidente en ejercicio de otro país democrático para que vaya presa otra expresidenta, del mismo país, bajo amenaza de que no habrá inversiones económicas”. Luego, remataba de un modo similar a la otra carta: “El pueblo argentino tiene derecho a saber cuáles son los condicionamientos de los supuestos inversores que usted representa”.

González ya se ha pronunciado, Macri aún no.