Felipe Solá, con la mira puesta en las elecciones el año que viene presentó su nuevo bloque parlamentario que se llamará Red x Argentina y plasmó en el marco orgánico del Congreso su alejamiento de Sergio Massa y del Frente Renovador.

En el Salón Blanco de la Cámara de Diputados, flanqueado por Victoria Donda, de Libres del Sur, y Leonardo Groso, de Movimiento Evita, Solá señaló que el nombre de su nuevo bloque tiene que ver con un manera de “trabajar la política”. 

“Proponemos ser un puente para integrar una red política, social y productiva, que acuerde con todos los sectores para que Argentina pueda salir adelante. De ahí nuestro nombre. Articular en red va a ser nuestra forma de trabajar”, enfatizó el precandidato a presidente.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese contexto se refirió a los limites dentro de la carrera electoral. “Los que trabajan para la división trabajan para cuatro años más de Macri en el gobierno, que para nosotros son mortales”, dijo el exgobernador de la provincia de Buenos Aires y agregó: «Para el Presidente la prioridad no es cuidar el trabajo ni el bolsillo de la gente. Por eso queremos juntar a la oposición, porque separados no alcanza ni en el Congreso ni en las urnas. No queremos límites para oponernos a un gobierno tan poderoso”.

En cuanto a la construcción de los consensos tanto dentro como fuera del Congreso, Solá remarcó: “No basta para que tengamos un nuevo gobierno tener más votos en el Congreso o más votos en las urnas. Hay que construir un acuerdo sólido para los tiempos difíciles que vendrán”.

El interbloque que conducirá Felipe Solá está integrado por los diputados del Movimiento Evita, Lucila De Ponti, Leonardo Grosso, Araceli Ferreyra y Silvia Horne, junto a Victoria Donda, y los exmassistas  Facundo Moyano, Fernando Asencio, Daniel Arroyo y Jorge Taboada.