Una gota que colmó el vaso. Fueron las expresiones del diputado del PRO Fernando Iglesias sugiriendo que la actriz Florencia Peña fue a la Quinta de Olivos para tener un encuentros sexual con el presidente, Alberto Fernández. Y que eso ocurrió durante los momentos más estrictos de la cuarentena por la pandemia de coronavirus. El hecho se sumó a varias expresiones de odio que el diputado acumula dentro y fuera del Congreso.  

En ese marco, un grupo de diputadas del Frente de Todos encabezadas por Gabriela Cerruti presentaron un proyecto de resolución para tomar una medida de corrección contra Iglesias, que busca renovar su banca en la Cámara Baja en la lista de María Eugenia Vidal. Ya lo habían intentado en julio del año pasado, pero el debate por la libertad de expresión de un diputado frenó la intención. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Iglesias no es un provocador. Es un violento y es sistemático”, señaló Cerruti, autora de la iniciativa, quien pidió que Horacio Rodríguez Larreta lo saque de la lista para que no siga en el cuerpo legislativo cuatro años más. En diálogo con Diputados TV, la legisladora condenó las expresiones del macrista. “Lo que ejerce es violencia política, con un discurso misógino, machista, muy violento, de mucho maltrato psicológico que no es diferente al que terminamos viendo en casos de violencia de género”, indicó. 

Lo cierto es que el comportamiento de Iglesias está en la mira desde hace un tiempo. En cada sesión tiene un cruce con alguna diputada oficialista que termina obligando al presidente de la Cámara,  Sergio Massa, a llamarle la atención. Incluso el presidente del bloque PRO, Cristian Ritondo, en varias ocasión tuvo que marcar la mala conducta de Iglesias que por lo general interrumpe o discute con alguna mujer, puede ser la propia Cerruti y también la vicejefa del bloque oficialista, Cecilia Moreau.  

Ejemplo: afuera del Congreso, el 9 de Julio del año pasado, en el marco de una manifestación pública que llevó a cabo un sector opositor al gobierno contra el Aislamiento Obligatorio, Iglesias tuvo expresiones en sus redes sociales de odio y de incitación a la violencia. También sumó mensjaes misóginos hacia la vicepresidenta Cristina Fernández.  

También el 3 de marzo pasado, en el programa de TN “A Dos Voces”, en un debate que lo tuvo como protagonista, realizó expresiones violentas sobre Victoria Tolosa Paz, actual precandidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos. En aquella oportunidad expresó: “Es más difícil discutir porque es mujer y es bonita”.  

Finalmente, el pasado domingo a la noche, también en TN, se dieron  los comentarios agraviantes a Florencia Peña, la periodista Ursula Vargues, y una trabajadora del gobierno que en su momento publicó fotos en la revista Hombres. “Una cosa es tu vida privada pero la residencia presidencial es la residencia presidencial. Me permito decir que estos escándalos sexuales han habido con Juan Domingo Perón, Carlos Saúl Ménem y ahora Alberto Fernández”, dijo Iglesias.  

El proyecto de Cerruti fue acompañado por Mónica Macha, Laura Russo, Hilda Aguirre, Mara Brawer, Ayelén Spósito, Patricia Mounier, Claudia Ormaechea, María Rosa Martínez, María Jimena López, Mabel Caparrós, Gisela Marziotta, Gabriela Estévez, Victoria Rosso y Paola Vessvessian. 

Las legisladoras oficialistas piden aplicar a Iglesias la medida de corrección disciplinaria en virtud a lo establecido en el Artículo 66 de la Constitución Nacional, que permite a cada Cámara del Congreso remover a sus miembros por “inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación”. En este caso los argumentos son en razón de sus manifestaciones públicas instando a la violencia y al odio hacia las mujeres periodistas y actrices de nuestro país por la única razón de ser mujeres. También se le sumaron otras expresiones y actitudes misóginas que el diputado ha dirigido contra diputadas, funcionarias y ex mandatarias. El proyecto sostiene que son expresiones que evidencian una inconducta moral en función del cargo para el que fue elegido, al poner en riesgo la vigencia de los consensos básicos que hacen a una sociedad democrática respetuosa de los derechos humanos. 

En Juntos por el Cambio pocos quisieron hablar del tema. La diputada nacional Silvia Lospennato criticó a su compañero de banca por twitter: “Lo que tuiteó está pésimo. Hay que pedir explicaciones convincentes y la actividad de los no esenciales en Olivos a altas horas de la noche, pero de todos, varones y mujeres, y hacerlo sin insinuaciones ni prejuicios”.  “Festejar un cumpleaños cuando se lo prohibís al resto de los ciudadanos es una falta de ética suficiente para que rindan cuentas. Como no tengo doble vara puedo criticar a un compañero de mi espacio político sin peros. Ojalá un día todos tengan esa libertad y coherencia”, agregó.