Los ministros más allegados a Alberto Fernández salieron a “bancar” al presidente tras la reacción que produjo la difusión de la foto de cumpleaños en la quinta de Olivos en plena cuarentena. Gabriel Katopodis, Matías Kulfas, Juan Zabaleta y hasta el embajador Daniel Scioli, desde Brasil, ponderaron este sábado la admisión del “error”. Y señalaron las virtudes de la administración Fernández en el manejo de las consecuencias económicas de la pandemia.

El que primero marcó la línea fue Santiago Cafiero en el ejercicio de una de las tareas que implica su cargo de jefe de Gabinete. La línea argumentativa que marcó fue la que después sirvió al resto de los ministros y a la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca: la admisión del error. Según pudo saber Tiempo, la postura la pensaron Alberto Fernández y Cafiero. Luego, el resto de los dirigentes salió a respaldar.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La agenda presidencial se mantuvo igual. El único cambio que hubo fue la inclusión del párrafo aparte que le dedicó el propio presidente al tema, el viernes desde el acto en Olavarría, acompañado del gobernador Axel Kicillof y el titular de la Cámara Baja, Sergio Massa.

El presidente se había ganado un punto en la comunicación con el reportaje que dio al periodista Julio Leiva en el formato digital del medio Filo News. Habló de su vida personal y de ejes de la agenda política que atraviesan a los jóvenes, desde los alquileres hasta el uso recreativo de la marihuana.

Alberto Fernández se mueve en un set de televisión como un pez en el agua. Pero estos formatos de comunicación directa con los usuarios digitales, nuevos para la dirigencia política, plantean un desafío. Fuentes de la Rosada aseguraron a este medio que el mandatario se había propuesto saltar el cerco de la comunicación que controla el círculo rojo en la televisión tradicional para “hablarle directo a la gente sobre sus problemas”. Y en especial a los jóvenes, aquellos a los que mencionó primero en su pedido de disculpas público.

Sin embargo, al día siguiente de la nota que fue récord de visualizaciones, el estallido que provocó la foto en Olivos tomó volumen y desde distintos sectores volvieron a cuestionar la comunicación de gobierno, esta vez en plena campaña electoral. La propia Cristina Fernández desde Lomas de Zamora, en el lanzamiento del plan Qunita bonaerense, le atribuyó “ingenuidad” al presidente, cuando lo estaba ponderando por haberse hecho cargo de la responsabilidad institucional que asumió tras el amplio margen que el Frente de Todos le sacó a Mauricio Macri en las PASO.

El viernes por la noche el gobierno difundió las fotos del encuentro que mantuvo el presidente con su par uruguayo Luis Lacalle Pou. Allí también se mostraba a otros invitados, entre ellos el secretario de Medios, Juan Pablo Biondi. Fue una forma albertista de ratificarlo en su cargo.

Este sábado, desde Misiones, junto con Fabiola Yáñez,  el mandatario presentó el plan Previaje, destinado a la reactivación del turismo, uno de los sectores más castigados por la pandemia. Lo hizo junto con dos ministros que tienen terminal en Alberto: Matías Lammens y Juan Cabandié. También estuvo el gobernador anfitrión, Oscar Herrera Ahuad, a quien nombró como su «amigo».

Todos los ministros cercanos al presidente salieron a blindarlo y en la tarde del sábado se sumaron los espacios kirchnerista al operativo. Según pudo reconstruir Tiempo, el mensaje del gobierno apunta a pasar de la admisión del error para ponderar la gestión, cada uno en su área, sin dejar de contraatacar el intento opositor de elevar el tema a causante de juicio político. “No van a ser ellos los que levanten el dedo de la moral, admitimos errores, pero nadie se va a olvidar de que ellos gobernaron hasta hace muy poco y lo hicieron muy mal”, lanzó Katopodis.

Lejos de sus habituales formas, Scioli, en diálogo con El Destape Radio, salpimentó la discusión. «Primero fue lo de Florencia Peña y ahora esta foto de hace un año. Estamos en campaña y hay cosas que me llaman la atención». Y con una frase que en parte recalentó el debate interno, el diputado Máximo Kirhcner dijo esta tarde:”Cuando la sociedad participa de su destino, el margen de error se reduce”.    Si bien en gobierno creen que lo peor ya pasó, los rumores de nuevas fotos preocupan a la Casa Rosada y mantiene a toda la dirigencia albertista en alerta.