La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) confirmó que no empezarán las clases y se realizará un paro de 48 horas entre el 6 y 7 de marzo producto de la fracasada negociación con el gobierno nacional en torno al reclamo de aumentos salariales para los profesionales docentes. En la provincia el gobierno de María Eugenia Vidal no relizó una nueva oferta y repitió la propuesta del 18% en cuatro cuotas que el Frente Gremial Docentes (que reúne a Suteba, FEB, Sadop, Uda y Amet) y Udocba volvieron a rechazar y se sumaron a la huelga nacional. La medida de fuerza coincidirá con el inicio de clases y el martes los maestros se unirán a la marcha convocada por la CGT. “No somos nosotros los que buscamos el conflicto, el conflicto lo está buscando el gobierno provincial”, explicó el secretario general de Suteba, Roberto Baradel.

El anuncio del paro lo realizó Sonia Alesso, secretaria general de Ctera, junto a Baradel y el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Eduardo López. La dirigente advirtió que de no encontrar respuesta harán otro paro por dos días con “Marcha Federal Educativa a Plaza de Mayo”. El congreso se extendió por cinco horas luego de varios días de tensión con el gobierno de Cambiemos y culminó con una medida de fuerza que incluirá la participación en la marcha hacia Plaza de Mayo que CGT y CTA realizarán el 7 de marzo y además se sumarán al Plan de Lucha internacional que se llevará a cabo el 8 de marzo por el paro de mujeres.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hemos resuelto el no inicio del ciclo lectivo con un paro de 48 horas, el 6 con marcha nacional a Buenos Aires”, confirmó Alesso. La huelga es como respuesta a la decisión de Mauricio Macri de suspender las paritarias con los docentes y delegar en las provincias la negociación. “El gobierno nos sacó el piso que es el que discute en la paritaria nacional y nos puso un techo con el 18% en la provincia. Es como ocurría en los ’90”, dijo López en declaraciones a la prensa. En la provincia de Buenos Aires, Vidal ofreció un 18% de aumento en cuatro pagos de 4,5% y en la Ciudad, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta elevó la misma cifra pero a pagar en dos cuotas. Las propuestas fueron rechazadas por los gremios y adhirieron al paro de Ctera.

Los sindicatos docentes aseguran que la ausencia de paritaria nacional impone como techo el 18% que ofreció Vidal. De hecho, desde su gira por España el presidente apoyó la oferta que el gobierno bonaerense realizó a los docentes. “El presidente se corrió del debate. Está haciendo algo que es muy malo que es volver a los ’90 incumpliendo con una ley y dejando que las provincias se desangren en disputas locales”, se quejó Baradel. Y explicó: “La paritaria nacional fija un piso, una referencia. El año pasado cuando se fijo la paritaria nacional se destrabó el conflicto. Además, según la ley la Nación tiene que ayudar a las provincias que no llegan al porcentaje de referencia, y al no hacer la paritaria no tiene que hacerlo. Es un retroceso de 15 años lo que hace Macri”.

En esa línea, Baradel detalló que lo que intenta el gobierno es correr el eje y no debatir. Y remarcó que desde el Ejecutivo provincial “lo que no pueden explicar que el aumento que le están ofreciendo a los docentes representa en el bolsillo un poco más de 300 pesos”.

A pesar del rechazo que el Frente Gremial Docente realizó en la primera reunión paritaria, el Ministerio de Trabajo bonaerense, que conduce Marcelo Villegas, volvió al encuentro de hoy con la misma propuesta de un 18% de aumento, muy lejos del 35 por ciento que exigen los maestros a nivel nacional. En la provincia, en tanto exigen comenzar discutiendo el porcentaje perdido por inflación el año pasado.

“Pretendemos que el gobierno se avenga a una negociación y no que pretenda imponer una pauta de cuotas de 4,5 por ciento, porque sino no una negociación”, agregó Baradel. Y puntualizó: “Están más decididos a enfrentar a los docentes y generar conflicto que a resolver problemas de la educación”.

En ingual sentido, López remarcó que el pedido es del 35% de aumento. “Con 50 millones de pesos pagás 35% de aumento a todos los docentes del país, de Ushuaia a la Quiaca. Lo del correo son 70 millones. Pedimos menos de lo que (Macri) le iba a dar a una de sus empresas”, dijo en declaraciones periodísticas.

En la provincia el gobierno repitió la oferta de cuatro cuotas de 4,5% con una cláusula gatillo para actualizar por inflación que los docentes rechazaron por insuficiente. En conferencia de prensa en la sede de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petroccini, anunció el rechazo a la propuesta del gobierno y la adhesión al paro. 

También podés leer:

El ministro de Economía bonaerense aseguró que es un paro político