La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, dijo que “es falso que la Policía Federal le hubiera dado la orden de reprimir a la Policía de la Ciudad”, durante el velatorio de Diego Maradona que se realizó el jueves.

“Yo no puedo darle órdenes” al vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli”, dijo Frederic y agregó: “Él controla su policía; por eso, es falso que la Policía Federal le hubiera dado la orden a ellos” de reprimir durante los incidentes que se produjeron ayer en la intersección de la avenida de Mayo y 9 de Julio, con los manifestantes que hacían la fila para ingresar al velorio.

“No hay forma de hacerlo; en todo caso, se coordinan acciones, pero la decisión es de ellos”, puntualizó la funcionaria en un reportaje brindado esta mañana a la radio online FutuRock.

Para la ministra, la actitud de la Policía porteña fue “repudiable” y dijo que habló “en dos oportunidades con Santilli para pedirle que frenara esto”.

“La Policía de la Ciudad tiene una mecánica de trabajo: esta modalidad de personas sin uniformes que luego se colocan la chaqueta y comienzan a cazar gente. Es una modalidad que nosotros no la consideramos válida, ni apta y mucho menos si esa gente se ocupa de amenazar, periodistas, personas o a cualquier ciudadano”, indicó.

En ese marco, la funcionaria afirmó que “el cierre final del velorio se desarrolló con normalidad” y, que si bien “hubo un momento difícil en Casa Rosada de no más de 20 minutos, y no pudimos permitir que todos los que estaban esperando pudieran despedir los restos de Maradona, el balance es positivo. No digo que tenemos un 10, pero hemos permitido que la mayoría de la gente tuviera una proximidad con el féretro”, sintetizó Frederic.

Al hacer una cronología de los hechos que desataron la represión, la ministra explicó: “A nosotros nos llega la información de que el Gobierno de la Ciudad le avisa a la gente que estaba en Avenida de Mayo por Bernardo de Irigoyen hasta Constitución, que no va a poder visitar a Maradona porque se cerraban las puertas a las 16 o 16.30. Esto produjo los desmadres y ahí caen las vallas”.

Añadió que la decisión de informar sobre esta cuestión fue “inconsulta” ya que “en ese momento nosotros estábamos diseñando un dispositivo para evitar eso, ya que sabíamos que la gente se iba a molestar”.

Como consecuencia de esa situación, “la gente empezó a avanzar sobre la Plaza de Mayo” a lo que se sumó la rotura de “una hoja del portón”, de la Casa Rosada, lo que precipitó que un grupo de personas ingresara al Patio de las Palmeras.

“En el momento de la represión en 9 de Julio y Avenida de Mayo, se produce la aglomeración que se extiende hasta la Casa Rosada, las vallas ya no contenían y se rompe una hoja del portón. Ahí comienza a pasar la gente hacia el interior, yo estaba ahí, y uno de los grupos van hacia el Patio de las Palmeras. Empiezan a cantar más fervorosamente, se quedan, no circulan, y a los 15 minutos ingresó personal de la Policía Federal y los retiró de a poco”, relató.

La ministra puntualizó que “habrán sido 50 personas” y que “no estuvieron más de media hora. Nada de lo que hicimos fue usando la violencia, sino la palabra, y eso lleva más tiempo”, apuntó.

Sobre los contactos que mantuvo ayer con Santilli, Frederic explicó que en la primera ocasión, “alrededor de las 14 o14,30”, el vicejefe de Gobierno le respondió que “hubo desborde y estamos conteniendo”.

“’Si no lo hacemos, van a ir a la Plaza de Mayo’, me dijo”, completó la ministra, quien contó que ella le respondió “dejá que vengan”.

La ministra contó que, tras el segundo llamado -alrededor de las 16- “cesó” la represión y que por eso “la gente empezó a avanzar sobre Plaza de Mayo”” en un momento en que el “corredor dispuesto ya no existía”.

Santilli a favor del comportamiento de la policía

Por su parte, el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli defendió el accionar de la Policía porteña.

En declaraciones a radio La Red, Santilli explicó que se “había dispuesto un comando organizado que lideraba las fuerzas nacionales y, luego, distintos anillos de seguridad. Así empezamos a trabajar y, después, aparecieron desbordes con algunos violentos”, aseveró el vicejefe de Gobierno, también a cargo de las funciones de Seguridad.

“A nosotros se nos informó que se iba a realizar el velatorio en la Casa Rosada y que la organización la llevaba adelante el Gobierno nacional, y nos preguntaron si estábamos dispuestos a colaborar, y dijimos que sí, como siempre”, relató Santilli.

En ese marco, contó: “Nos pidieron la interrupción de la cola a la altura de la (avenida) 9 de julio, para que los que estuvieran desde allí hasta la Rosada lo pudieran despedir, y que el resto lo pudiera despedir cuando se iba trasladando el cuerpo”.

Para Santilli, la Policía de la Ciudad “interrumpió la violencia” y agregó: “Imaginate lo que hubiera pasado si nos hubiéramos retirado de 9 de julio y Avenida de Mayo”. Asimismo, consideró que, teniendo en cuenta la cantidad de gente que se iba a congregar, “era un velatorio para más de un día. Es la única manera que tenés de despedirlo en paz y tranquilidad”, señaló y lamentó que “los argentinos no hayamos podido despedir a una leyenda con tranquilidad”.

Sobre el pedido del ministro del Interior, Eduardo de Pedro, a través de Twitter, donde solicitó a las autoridades porteñas que frenaran la represión, Santilli aseguró que está escrito “desde la política, porque no puede desconocer quién organizaba el evento, dónde y no reconocer que estábamos colaborando y hablando con las fuerzas de seguridad”.

Finalmente, sobre el posible impacto de la congregación de gente durante el velatorio en la propagación del coronavirus, Santilli sostuvo que, “cuando uno toma este tipo de decisiones, debe saber que hay un millón de personas y cada uno tiene que hacerse responsable”.