La ministra de seguridad, Sabina Frederic, recibió este jueves en su despacho a los intendentes donde conversaron sobre el despliegue de los 4.000 efectivos de las Fuerzas Federales que realizan operativos en el conurbano bonaerense. Estos intendentes de la provincia de Buenos Aires representan la voz de varios de sus pares peronistas disgustados con la gestión del ministro provincial de Seguridad Sergio Berni.

Primero hubo un encuentro con los jefes comunales de Hurlingham, Juan Zavaleta, Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, y Merlo, Gustavo Menéndez. Más tarde llegó Fernando Espinoza, de La Matanza. El encuentro se llevó a cabo por indicación del presidente de la nación Alberto Fernández, luego del escándalo que provocó Berni al agredir a las fiscalas del caso M y al secretario de Seguridad de Nación Eduardo Villalba.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Es que los intendentes están enojados porque Berni ponderó durante la conferencia de prensa que dio la semana pasada al vicejefe de Gobierno Diego Santilli, quien quiere ser candidato a gobernador bonaerense y está caminando el territorio con intenciones proselitistas. La actuación de Berni en esa conferencia que se transmitió por todos los canales de televisión en vivo fue leía como una traición al peronismo de la provincia.

Según informaron fuentes oficiales, en el encuentro los intendentes solicitaron incidir en la planificación del despliegue de las fuerzas federales -gendarmería, prefectura y policía federal- en cada uno de los distritos según sus mapas del delito, para de esta manera “profundizar el trabajo articulado entre nación, provincia y municipios”. “El objetivo del encuentro fue fortalecer el abordaje de la problemática de la inseguridad que preocupa a las y los vecinos de la provincia de Buenos Aires”, explicaron a Tiempo fuentes de Seguridad.

A su vez, durante el encuentro con Frederic, se sostuvo la relevancia del trabajo que desde julio del año pasado se ha acordado para el trabajo conjunto entre las intendencias de la provincia de Buenos Aires para avanzar en las políticas de Seguridad, según la orientación que han impulsado el presidente Alberto Fernández. Es que luego del levantamiento que hizo la policía bonaerense el año pasado, al desconocer la conducción del propio ministro Berni, Nación de manera acordada con la gestión de Axel Kicillof, desplegó efectivos y recursos económicos en territorio bonaerense, lo que le quitó protagonismo al funcionario mediático.

Junto a la ministra estuvo su jefa de Gabinete, Cecilia Rodríguez -quien supo trabajar con Berni en el ministerio durante el segundo mandato de Cristina Fernández; el secretario de Seguridad, Eduardo Villalba; el secretario de Articulación Federal, Gabriel Fuks y el subsecretario de intervención federal, Luis Morales.