Los dictámenes de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, que afirmaron que la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, debe ser liberada abrieron el camino para que la Corte Suprema de Justicia resuelva pronto sobre la cuestión de fondo y, por otro lado, pusieron de manifiesto el hecho de que cada vez que la causa judicial sale de Jujuy los fallos son favorables para la dirigente social y diputada del Parlasur. «Los dos dictámenes de Gils Carbó generaron, por primera vez desde el 16 de enero del año pasado, la posibilidadd de la intervención de un órgano federal, como es la Corte, el máximo Tribunal, en el caso», reflexionó Elizabeth Gómez Alcorta, del equipo de abogados de Sala. Para la letrada es obvio que si los integrantes de la Corte Suprema le dieron vista a la Procuración para que dictamine «es porque van a tratar el fondo de la cuestión, es decir, van a resolver el caso», explicó a Tiempo. 

El miércoles, la procuradora emitió dos dictámenes. En uno dijo que la detención de Sala «lesiona la inmunidad de arresto» de la que gozan los miembros del Parlamento del Mercosur y en el otro advirtió que el Superior Tribunal de Jujuy –que el gobernador Gerardo Morales armó a gusto– no fundamentó los «riesgos procesales» que justifiquen la preventiva. La pelota quedó del lado de los supremos y, aunque la opinión de Gils Carbó no es vinculante, ya no le quedan movimientos: solo les resta resolver. 

«Tenemos expectativas de que la Corte resuelva favorablemente, teniendo en cuenta que tanto el dictamen de Gils Carbó como la resolución del Gupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU tienen una misma mirada», reflexionó Gómez Alcorta. Y remarcó que la resolución de la Procuración «nos indica que una vez que las actuaciones salen de la órbita de la Justicia provincial, que entendemos que es absolutamente adepta al poder político jujeño, los resultados quedan a la vista y se ve con claridad la arbitrariedad de las detenciones». El fiscal general de Jujuy, Sergio Lello Sanchez, insistió con el relato instalado desde el gobierno provincial y dijo en TV que Sala es «peligrosa». Desde el poder político, la respuesta vino desde otra provincia gobernada por un radical aliado a Cambiemos: en Mendoza fue detenida acusada de «asociación ilícita» la referente local de la Tupac Nelida Rojas, su esposo y dos de sus hijas. La organización enmarcó esas detenciones en la persecución política de la que son víctimas por parte de los gobernadores de la UCR. En este caso, Alfredo Cornejo se sumó a los impulsos republicanos de Morales de encarcelar opositores. «

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE