Leonardo Cositorto reapareció en medio de la tormenta judicial y financiera que atraviesa Generación Zoe, el grupo económico acusado de estafa piramidal. Ocurrió el jueves en entrevistas concedidas a El Trece y C5N, donde aseguró encontrarse en República Dominicana, país al que llegó por una gira de negocios en los que intenta, según sus declaraciones, salvar a Zoe de la quiebra. El empresario y pastor evangélico negó estar prófugo y aseguró que Interpol no lo busca.

En paralelo, desde la fiscalía que solicitó el arresto de Cositorto lo desmintió, afirmando que el organismo internacional ya lo busca en los aeropuertos del mundo. Versiones indican que la nutrida red de vínculos de negocios habrían ubicado al CEO de Zoe en México, a diferencia de lo informado por él y su abogado, Miguel Ángel Pierri. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En sendos diálogos con Fabián Doman y Gustavo Sylvestre, Cositorto dejó trascender que empresas con intereses en el mismo mercado que él, como Mercado Libre y traders de criptomonedas, iniciaron una campaña mediática de desprestigio. Esto disparó una corrida financiera al esquema de pagos que Zoe ofrecía, hasta hace poco, con rendimientos del 7.5% mensual en dólares.

Zoe oferta, en paralelo a su fideicomiso, una serie de cursos no oficiales, habitualmente denominados coaching, los cuales estructuran buena parte de la plataforma publicitaria de la empresa en base a la reconstrucción de la personalidad y la autoayuda. Ambos paquetes de productos eran revendidos en todo el país por sucursales de la empresa, la mayoría de las veces bajo CUITs diferentes al de la casa central. 

En Villa María, Córdoba, la sede que llevaba la cartelería oficial de Zoe recibió múltiples denuncias porque sencillamente dejó de pagar. La fiscal Juliana Companys dictó la detención de los responsables locales, un grupo integrado por la familia del empresario Claudio Álvarez, hoy prófugo. Pero también de Leonardo Cositorto y su segundo, Maximiliano Batista. “Yo no firmé nada con esa empresa y no tengo nada que ver con lo que pasa en Villa María”, aseguró el CEO por videollamada y sobre fondo blanco.

Desde la fiscalía aseguran que no habrá nuevos pedidos de detención y que por ahora ninguno de los encarcelados quebró el silencio o apuntó hacia arriba al momento de precisar responsabilidades.

Dios y las amenazas

“Si hay algo que hacemos en Generación Zoe es ayudar a la gente vulnerable: por eso somos una iglesia cristiana”. Así se defendía Cositorto en El Trece de las acusaciones de estafa, mientras explicaba que en los últimos días la empresa había repatriado desde cuentas del exterior millones de dólares para habilitar los retiros de miles de pequeños inversores en pánico.

Sin embargo, dentro de la empresa aseguran que desde hace un mes la situación empeora cada vez más, al punto que muchos de sus representantes reciben amenazas telefónicas y presenciales de aportantes a quienes todavía nadie les da una certeza sobre su capital. Las versiones internas afirman que Cositorto habría viajado al exterior para encontrarle un nuevo dueño a Zoe, lo cual estaría en línea con el “reperfilamiento” anunciado para la primera semana de marzo.

Fuentes reservadas afirman que el creciente predominio del discurso evangélico en el coaching de Cositorto habría empeorado la imagen de la empresa. De hecho, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) emitió un comunicado alertando sobre posibles estafas en algunas instituciones que se reivindicaban como espacios de fe.

“Ahora todos se cubren y se asustan”, afirmó Cositorto el jueves. 

Así en el deporte como en la vida

Con el creciente protagonismo de Generación Zoe en las noticias nacionales, trascendió una relación entre el Instituto Universitario del club River Plate y la empresa. El logo del IURP aparecía junto al de la Universidad del Trading, división de Zoe encargada de los cursos. En voz baja, el club dio de baja el acuerdo de un día para otro. Pero los logos siguieron donde estaban.

La fiscal villamariense Companys requirió más información a River sobre ese vínculo. Desde el IURP afirman que Zoe se extralimitó en el uso de la marca River, por lo cual el acuerdo se cayó. 

“Fue algo de palabra y sin dinero de por medio: River ofrecía su aval institucional a una serie de cursos de coaching deportivo que dictaría la Universidad del Trading, a cambio de que nuestros estudiantes pudieran acceder a ellos gratuitamente”, asegura una de sus autoridades. “Además, el instituto universitario tendría acceso a la base de datos de clientes de Zoe para ofrecerles nuestras capacitaciones”.

El problema fue que River registró que el logo del IURP aparecía en banners y flyers de Zoe casi como un partner comercial, por lo que la institución de Núñez inició una denuncia por estafa y robo de marca.

La relación entre el deporte profesional y Generación Zoe es profunda, como lo evidencian los auspicios en clubes como Chacarita, Cañuelas y el autoproclamado salvataje de Deportivo Español, del cual Cositorto se muestra orgulloso.

Por quién vota Zoe

“Yo conozco la empresa en junio de 2021 y empecé a estudiar. Después, por mi experiencia como conductor, me ofrecieron dar algunas capacitaciones. Era todo nuevo para mí, en los videos se ve que estoy con mi cuaderno de anotaciones”. En diálogo con Tiempo, el actor Gabriel González -reconocido por su personaje Rosita en el programa Pasión de Sábado- afirmó que en este momento espera la posibilidad de recuperar el dinero invertido en la empresa, producto de la venta de un Peugeot 308. 

Sin embargo, es en uno de los videos virales protagonizados por González donde surgieron suspicacias respecto al lineamiento político de la empresa. Allí, el actor afirma que Zoe se referencia en el actual diputado por la provincia de Buenos Aires Diego Santilli, por compartir muchos valores y discurso. “En lo personal, Cositorto siempre dijo que le gustaba María Eugenia Vidal y Diego Santilli, por eso fue que lo repetí en los cursos”, define González.

Entre quienes conocen al CEO en el ámbito laboral de la empresa aseguran que nunca hubo una bajada de línea política interna, aunque siempre fue clara su preferencia personal por Juntos. Otros señalan algunas publicaciones en Facebook de Cositorto, en las que llamaba a votar a Cynthia Hotton, del partido Valores para mi País, por coincidencias en la agenda evangélica.

Voceros de Diego Santilli desmienten todo vínculo con Zoe o el mismo Cositorto, por fuera de la presencia coincidente en un evento de presentación del reciente libro de Martiniano Molina en La Plata. Al respecto, agregan que sí existe un vínculo entre Gabriel González y ex intendente de Quilmes desde la campaña de las últimas legislativas.

Cositorto reforzó la cercanía de Zoe con Martiniano en C5N. “Fui a comer a la casa por un tema de relaciones públicas, y me pareció un tipazo. Después, si yo lo ayudo o no lo ayudo es algo que me lo reservo”. Como en la mancha venenosa, desde el entorno del cocinero niegan cualquier relación pasada o presente con él y González.