Desplazado de la Aduana, Juan José Gómez Centurión trabaja ahora como asesor técnico de la AFIP bajo el mando del titular del ente, Alberto Abad. El diario El Cronista publicó que desde hace tres semanas “el funcionario comenzó a desempeñarse en su nuevo puesto, a la espera de que la Justicia resuelva su situación en la causa que se inició a raíz de una denuncia del propio Ejecutivo”.

El desplazamiento de Gómez Centurión no sólo fue una bomba hacia afuera del macrismo, sino también hacia adentro. El detonante fue la denuncia hecha por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y por el abogado Maximiliano Rusconi, por sospechas de coimas para autorizar la importación de contenedores. Gómez Centurión fue separado el 19 de agosto último, pero encontró en Elisa Carrió un colchón donde amortiguar la caída. Lilita lo cobijó y lo defendió, pese a que esto generó controversia dentro del propio núcleo de Cambiemos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ex combatiente en la guerra de Malvinas y luego Carapintada, Gómez Centurión fue director de Aduana hasta su deposición. Sin embargo, conservó su cargo dentro de AFIP: Consejero Técnico de Auditoría, Administración y Recursos Humanos. En ese cargo, responde directamente al jefe de la AFIP Alberto Abad, quien en su momento fue el que formalizó su suspensión, ya que la Aduana también depende de AFIP.

La situación procesal del funcionario deberá definirla el juez Ariel Lijo, quien tramita el expediente en su contra por presuntas maniobras de corrupción. Gómez Centurión se presentó la semana pasada en Tribunales de manera espontánea para declarar en el juzgado federal número 3. Sin embargo, Lijo se negó a aceptar llevar adelante la indagatoria y sólo se limitó a oír una exposición oral, sin hacer preguntas.