El refrán que dice “más peligroso que mono con navaja” contiene varias injusticias. La principal es que no son los chimpancés los verdaderamente riesgosos manipulando armas. La imagen de un mono subido en la rama de un árbol,con una banana en una mano y un cuchillo de hoja plateada en la otra, es mucho menos intimidante que la de un ser humano empuñando un tramontina y acercándose.

Esta paradoja fue captadapor la película El planeta de los simios, la primera versión, filmada en 1968 y protagonizada por Charlton Heston. La historia es conocida. Hay una nave espacial que aterriza en un planeta supuestamente nuevo que en realidad es la tierra en el futuro. Y los simios son la especie suprema. Los humanos son esclavos, perdieron su reinado por haber sido los responsables de la casi destrucción del planeta.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En los años de la película, la amenaza de la autodestrucción total se centraba en una contienda nuclear entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética, plena guerra fría. El fantasma se había hecho realidad y los simios eran la especie dominante.

La moraleja del refrán que se mencionó al inicio es que el mono no sabe el poder que tiene en la mano y por eso es riesgoso. El ser humano, en cambio, es peligroso justamente porque sabe el poder de daño que tiene.

La palabra no es lo mismo que un cuchillo. Sin embargo, en determinado contexto y con cierto poder de reproducción puede provocar enormes daños. Esta vez, fue el turno de Jaime Durán Barba. El consultor, que en su momento fue el principal asesor electoral del expresidente Mauricio Macri, dijo en un reportaje radial: “Lamento que la Argentina tenga la vacuna trucha”. El diario La Nación levantó la declaración de inmediato y la hizo crecer como bola de nieve. Gorilas con navaja.

Como tantos opinadores, Durán Barba habló sin elementos. Dijo que la Sputnik V no cumplía estándares de control. Un estratega electoral es alguien ejercitado para crear eslóganes simples y que sirvan para provocar daño político. El rigor científico y la opinión fundada no son justamente su especialidad.  Por eso es tan peligroso que un militante de la liviandad opine sobre un tema que hace a la salud pública.

Claro que la frase fue netamente especulación política. El asesor está instalado en Ecuador pero sigue teniendo su oficina principal en Miami, esa ciudad que funciona como centro de conspiración de la derecha regional alineada con Estados Unidos. Es inevitable que sea usina de difusión de la rusofobia.

Lo que le faltó a Durán Barba fue leer las últimas encuestas que manejan sus ex compañeros de ruta en la Argentina. La confianza en la vacuna rusa es igual que con el resto. Y esto ocurre también entre los porteños, bastión electoral de Cambiemos. Por eso es que el discurso antiSputnik V fue abandonado por el sector del macrismo dispuesto a decir cualquier cosa. Además, Horacio Rodríguez Larreta está aplicando la Sputnik. Esta semana, incluso el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, tuvo que explicar por qué aún no abrieron la preinscripción para vacunarse a los mayores de 60 años,como sí hizo la provincia de Buenos Aires.

Un humano con navaja es tanto más peligroso que un mono, porque en su afán de destruir al adversario termina provocando heridas cortantes en sus propios aliados.  «