El referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos, Juan Grabois, advirtió hoy en un acto frente a la Sociedad Rural de Palermo que la familia Etchevehere “le robó tierras al pueblo entrerriano” y que las intenciones del Proyecto Artigas es la de generar una “reparación histórica”. Al mismo tiempo, organizaciones sociales se movilizaron a las puertas de la estancia Casa Nueva donde también hay una vigilia de ruralistas defendiendo los intereses de los Etchevehere enfrentados con Dolores.

“Venimos acá a defender el Proyecto Artigas, lo llamamos así porque fue uno de los dirigentes de la Patria Grande que decía que la tierra es de quien la trabaja. En una patria que es la herencia común de los criollos, migrantes y pueblos originarios, y no de una minoría que, por la violencia y corrupción, se queda con todo frente a la genuflexión del Estado”, advirtió Grabois desde el escenario en Sarmiento al 2700, en Palermo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Este proyecto comenzó cuando una mujer, como tantas mujeres, había sido abusada de todas las maneras posibles por sus hermanos, que la habían despojado de todos sus bienes, de su vivienda y que la dejaron prácticamente en la calle con sus pequeños hijos, a quien le robaron todo pero no la dignidad”, añadió el dirigente social quien definió al ex ministro de Agroindustria de Mauricio Mari, Luis Miguel Etchevehere, como un «mafioso», «corrupto» y un «usurpador profesional».

“Hay un hilo invisible en esta lucha, pero no es el que ellos quieren vender en los medios como si fuéramos una suerte de conspiradores que quiere ir contra la propiedad privada”, precisó Grabois al referirse que “los Etchevehere son quienes no respetan ninguna propiedad privada que no sea la suya, robándole la propiedad al otro, al Estado, esclavizando”.

Además, el dirigente hizo hincapié en el despojo de unas 70 hectáreas por parte de la familia Etchevehere en contra de una escuela agrotécnica en Santa Elena y la compra a precio vil de un frigorífico. “No tienen absolutamente ningún argumento legal para seguir utilizando la fuerza contra los compañeros que están ahí. Ejercen la impunidad durante años”, concluyó.

Por su parte, desde la tranquera de la estancia Casa Nueva, Dolores Etchevehere recordó el episodio de hace unos años atrás, cuando su familia avanzó sobre los terrenos de la escuela lindera a sus campos: “Ellos al lado de la escuela tienen un pequeño pedazo de campo, y los Etchevehere corruptos gestionaron con el gobernador Busti acceder a esas tierras como una devolución de favores. Tampoco ahí hay papeles. Uno de mis hermanos con un par de secuaces levantó los alambrados y, a punta de escopeta, los echó», puntualizó.

Al ser consultada por el proceso judicial contra sus hermanos y el cambio de magistrado a cargo de la causa, la mujer concluyó: “No estoy intranquila, porque mi abogado es Juan Grabois. Él conoce al poder y sabe cómo enfrentarlo”.