La “gran caravana federal”, integrada por organizaciones sociales, sindicales y políticas, personalidades de la cultura e intelectuales, se puso en marcha este jueves para llegar en la tarde de este viernes a la Bolsa de Comercio de Rosario, en “defensa del Río Paraná y del Canal Magdalena”, y en reclamo por la “soberanía y el trabajo argentino”.

Con columnas que partieron desde Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, la caravana avanza en conjunto hacia la Bolsa rosarina, actor clave por la reprivatización de la troncal de navegación.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La movilización exige la derogación del decreto 949/2020, con el que “se pretende volver a concesionar el río Paraná para mantenerlo en manos extranjeras”, y la apertura del canal Magdalena, un accidente natural que vincula la troncal de navegación con los puertos de las costas argentinas, en lugar del actual canal Punta Indio, que dirige el tráfico naval hacia el puerto de Montevideo.

“Argentina tiene todo para ejercer su soberanía. Tenemos las dragas y la mano de obra, tenemos los recursos humanos de la Dirección Nacional de Vías Navegables y tenemos potencial nacional para desarrollar lo que falta para hacer el correcto dragado de nuestros ríos”, argumentaron desde la Mesa Coordinadora por la Defensa de la Soberanía Nacional sobre el Río Paraná y el Canal Magdalena, según consignó el diario cooperativo El Ciudadano Web, de Santa Fe.

La CTA en sus dos vertientes, así como la Corriente Federal de Trabajadores y otros importantes sectores de la CGT adhieren a la movilización. De la convocatoria forman parte ATE Nacional, la organización política Soberanxs, el ex titular de la Federación Agraria Pedro Peretti, el periodista y diputado provincial Carlos del Frade, la ex diputada Mercedes Meier, el abogado Santiago Alí Brouchoud, del Movimiento Federal por la Soberanía Nacional, entre otros. También, el escritor y periodista Mempo Giardinelli, el ex titular de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables Horacio Tettamanti, la ingeniera industrial y ex diputada fueguina Alejandra Portatadino, el titular de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua Julio Urien, entre otros y otras.

“Entre 34.000 y 50.000 millones de dólares pasan por el Paraná por año y la mayoría queda en manos de multinacionales belgas, francesas, chinas y estadounidenses. De los 18 puertos importantes que hay, 14 están privatizados. El dragado, balizamiento y peaje están en manos de una empresa multinacional. Por eso creemos que la estatización de la vía troncal del Paraná permitiría capturar gran parte de esa renta, que debería ser invertida en salud, educación, mejores salarios y creación de empleo”, analizó el secretario General de ATE en la provincia de Buenos Aires, Oscar De Isasi.

“En la Bolsa de Comercio de Rosario se congregan las grandes empresas multinacionales, la UIA, la Sociedad Rural, los agroexportadores, la megaminería, la industria del acero. Son 42 empresas que fijan el valor del dólar y de los alimentos, que manejan la Nación. Son el enemigo del pueblo y dejan en la pobreza a millones de compatriotas”, apuntó el delegado de ATE en Vías Navegables e integrante de la Mesa Coordinadora por la Soberanía del Paraná, Oscar Verón.

El control sobre el río Paraná se concesionó en la década del 90 a manos privadas y permaneció en manos de la multinacional Jan de Nul y una socia local, Emepa, hasta que la concesión de la Hidrovía pasó a manos del Estado nacional, que dio un paso hacia la conformación de una empresa pública pero luego hacia fines de 2020 anunció una nueva concesión, vía licitación internacional.

El reclamo crece desde entonces. Hace dos meses, organizaciones gremiales, políticas y sociales realizaron una masiva “marcha nacional en defensa del Río Paraná y el Canal Magdalena”con una manifestación en el centro porteño que culminó con un acto en Balcarce e Yrigoyen, a metros del Ministerio de Transporte. “Creemos que es importante mantener activa la movilización popular porque el Gobierno no nos escucha: en vez de recuperar la soberanía de los ríos y puertos y construir el Canal Magdalena, que son nuestros grandes reclamos, han optado por profundizar y seguir entregando a las multinacionales el trabajo argentino, sin que el Estado haga el control necesario sobre las riquezas que se van del país y los impuestos que no se pagan”, dijo por entonces Verón.