Malena Pichot, Myriam Bregman, Gabriela Cerruti querían ingresar a sus cuentas de la red social Twitter, cuando el sistema les respondía que “cambiaron tu contraseña” o se encontraban con posteos con manifestaciones de odio. 

Hacían un click en la ventana y desaparecía y en otros, directamente, no lograban acceder. Según la periodista de cooperativa La Vaca Mu, Claudia Acuña, quien tuiteó la información de las hackeadas Bregman y Cerruti, se trata de “machistas”, “fachos” y “berretas”, que van contra el aborto y el lesbianismo. En otros tuits advirtió que “Es fácil saber quiénes son”, son “envidiosos de que tengan tantos seguidores y ellos NO”. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Tanto desde el mundo de la política como del espectáculo, las tuiteras afectadas son mujeres que suben a los escenarios protagonizando lugares de lucha a favor de los derechos humanos, el aborto, por la igualdad de género y en los tres casos realizaron o cumplen tareas periodísticas, desde las cuales denuncian los sistemas machistas y de inequidad. 

En distintos canales o espacios, de modo personal o digital, en teatro, tevé, partidos, revistas, periódicos o radio, tienen miles de seguidores –en este análisis- virtuales: a @gabicerru la siguen más de 184 mil tuiteros; a @myriambregman, unos 37 mil y a @malepichot, alrededor de 879 mil.

A minutos de que la abogada de Derechos Humanos Myriam Bregman, quien ya recuperó su cuenta, y precandidata PTS/Frente de Izquierda a diputada nacional por la Ciudad después de que denunciara el beneficioso 2×1 a represores, le hackearon la cuenta. En C5N Bregman declaró que “envalentonan a las patotas que por eso se atreven” a activar esta impunidad. 

En el caso de Malena Pichot el intento de hackeo lleva unas semanas. La guionista ligó a los hackeadores de su cuenta con “fachos” que no van contra el sistema y nada tienen de anarquistas. 

Gabriela Cerruti, en su cuenta retuiteó a @muclaudia valorando su visión del hackeo. Al momento no hay otros tuis, que según capturas de pantallas viralizadas en las redes los poteos manifestaban un enamoramiento de la militante de Nuevo Encuentro por CFK y eran acompañados con mensajes de odio.