Para conmemorar el asesinato de los militantes Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en la llamada Masacre de Avellaneda durante la represión desatada por el gobierno de Eduardo Duhalde, decenas de ollas populares se dispusieron en todo el país.

Compañeros y familiares de los jóvenes asesinados en 2002 sobre el Puente Avellaneda por las fuerzas de seguridad bonaerense, conducidas por el entonces gobernador Felipe Solá, y el presidente interino Duhalde, preparan dos días de actividades en reclamo del juzgamiento de los responsables políticos de la represión.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Debido a la cuarentena, algunas de las actividades se llevarán a cabo de manera remota o virtual, en las redes. Desde la madrugada de este viernes hasta este mediodía se realizarán semaforazos (entrega de barbijos en los semáforos) “para rendir homenaje a los jóvenes asesinados poniendo hoy el cuerpo ante la crítica situación social y sanitaria”.

A su vez, se realizarán dos días de transmisión en vivo desde la página de Facebook Estación Darío y Maxi , desde la que emitirán las actividades que se realizan todos los años, como recitales (Rally Barrinuevo y Jorge Fandermole) , paneles de debate, las palabras de los familiares y la lectura de un documento de todas las organizaciones que se movilizaron el 26 de junio de 2002.

La transmisión comenzará por la madrugada, horario en que todos los años arranca una vigilia sobre el puente. Hablarán Alberto Santillán, el padre de Darío, y Mara Kosteki, hermana de Maxi, a  las 20.30.

Además, la legisladora Ofelia Fernández, presentó y logró que se aprobara un pedido de homenaje en la Legislatura porteña que se llevará a cabo este viernes.