El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires limitó a un máximo de 10 personas la práctica de deportes colectivos al aire libre. Además, se prevé el anuncio de nuevas restricciones en espacios públicos, plazas y lugares cerrados. Sin embargo, los especialistas piden que se considere el cierre de escuelas en este paquete de medidas ante la alarmante situación epidemiológica.

Según la resolución 021-67 del Boletín Oficial porteño, desde el lunes está prohibida la práctica de deportes colectivos al aire libre que superen el máximo de 10 personas. Además, se esperan definiciones Horacio Rodríguez Larreta para frenar el aumento creciente de casos. Entre ellas, mayores restricciones en los locales comerciales que no son de primera necesidad, como la atención en la vereda o disminuir la actividad relacionada a la construcción. También se evalúa el cierre de los patios de juegos en las plazas y controlar las reuniones en los parques. Sin embargo, el Ministerio de Educación porteño sigue incumpliendo el DNU del presidente Alberto Fernández que suspende las clases presenciales por quince días.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El infectólogo del Hospital Rivadavia y coordinador de la Red de Infectología de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Hojman, sostuvo que si bien las medidas sirven para disminuir la circulación de la gente, es necesario apuntar a las actividades en lugares cerrados y a las aglomeraciones. “Me parece bien disminuir las actividades. En cuestión de prioridades, yo trataría de limitar todo lo que tenga que ver con acciones de varias personas en lugares cerrados. Eso puede incluir la presencialidad en los colegios o en los gimnasios. Hay que analizar bien cada una de las actividades y ver qué impacto puede tener”, indicó el médico a Tiempo Argentino.

“Entiendo que se está haciendo un esfuerzo muy grande para mantener la presencialidad y creo que está bien, pero tampoco hay que desconocer el impacto que eso tiene. Está claramente explicado, la mayoría de los países del mundo cortaron la presencialidad porque mueve muchas cosas además de los chicos. Sí se contagian los chicos y los maestros. Seguramente no es la actividad que más contagios genera, pero sí contagian. Todas estas medidas son para tratar de mantener a toda costa la presencialidad. Yo creo que si se limitara la presencialidad un par de semanas, probablemente disminuiría mucho más la circulación viral que todas estas medidas que están lanzando ahora en la Ciudad. No es el tema de la presencialidad. Es el tema de la desorganización. Si la entrada y la salida estuviera bien y la gente realmente no viajara en transporte público, si los colegios estuvieran a punto en cuanto a cuestiones edilicias y de ventilación, sería distinto”, agregó Hojman, que también forma parte de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

La infectóloga Leda Guzzi sostuvo que dentro del paquete de medidas se debería incluir la suspensión de la escolaridad presencial. “Por más dolorosa que sea para las familias argentinas, es una de las estrategias que se consideró y se debe considerar. Hay varias publicaciones que muestran la asociación entre el cierre de las aulas y la reducción en la incidencia de nuevos casos e incluso en la mortalidad. Es cierto que la medida no puede desagregarse de otras estrategias tomadas en simultáneo, pero en el contexto del peor momento de la pandemia los gobiernos deben administrar y cuidar la vida de las personas con la evidencia que hay. Es decir que, aunque no se pueda demostrar científicamente la causalidad, sí existe una clara asociación entre las variables y eso puede ser suficiente en este contexto”, le explicó la médica, integrante de la SADI, a este medio.

Guzzi remarcó un artículo de Auger y colaboradores, publicado en julio del 2020, donde se muestra que el cierre de escuelas logró una reducción de un 62% en la incidencia de casos y de un 58% en la mortalidad. “Estamos ante una emergencia y debe prevalecer el cuidado de la salud de las personas. Ninguno de los países que se consideran modelos de gestión de la pandemia, entre ellos Israel y Alemania, sostuvieron la presencialidad escolar con estos índices de riesgo y especialmente con esta incidencia de casos”, agregó.