Los reproches mediáticos de la diputada Elisa Carrió dentro de la coalición Cambiemos sumaron esta semana un nuevo episodio y esta vez el apuntado por la líder de la Coalición Cívica es el ministro de Justicia, Germán Garavano. «La Coalición Cívica Ari, a través de sus órganos institucionales y partidarios, ratifica el pedido de juicio político al Ministro de Justicia», empieza el comunicado que Carrió compartió en Facebook, en el que acusó a «un sector del gobierno que por conveniencia política no desean (sic) verdad, justicia y condena», después de que Garavano afirmara que «nunca es bueno» que un ex presidente vaya preso, en referencia a la senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Las declaraciones del ministro fueron el miércoles por la mañana en el programa radial Crónica Anunciada y en seguida levantaron la ira de Carrió que adelantó su intención de pedirle el juicio político. «Estos dichos de Garavano son una vergüenza para la República y la división de poderes”, había dicho y por sí hacía falta, este jueves publicó este comunicado para reafirmar su posición y la de su partido. En el medio, el titular de la cartera de Justicia había intentado bajarle el tono a la polémica y a sus palabras: «Nunca he hablado de ningún caso concreto. La frase pudo haber sido desafortunada, o lo que ustedes consideren, pero la considero en abstracto, no sobre un hecho concreto de si son o no culpables, no me corresponde a mí, son los jueces los que deciden eso».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A Carrió no le alcanzó esta explicación y escribió que no se guía por «enojo ni la ‘calentura’, sino la necesidad de que Cambiemos cambie o no cambiará la historia».

El clima se tensó aun más y a última hora se conoció que el ministro llegó a ofrecerle su renuncia al presidente, pero Macri no la aceptó y lo ratificó en su puesto. 

Con los antecedentes políticos que arrastra Carrió, hubo distintas interpretaciones de este choque de posturas dentro de la coalición gobernante: algunos creen que la diputada sobreactúa su rol de fiscal anticorrupción dentro del Gobierno, y otros no descartan que esté preparando el terreno para ir despegándose de Cambiemos. 

El caso comenzó a cobrar dimensión política a partir del comunicado oficial de la Coalición Cívica, que convirtió una amenaza a través de la red social Twitter en un pedido concreto y formal por parte de una de las fuerzas que integran la alianza de gobierno: el pedido de juicio político a una de las figuras del gabinete. 

El comunicado entero: