El juez federal Rodolfo Canicoba Corral investiga una red de espionaje ilegal a miembros del Poder Judicial por parte de diferentes estructuras del gobierno nacional.

El fiscal Ramiro González lleva adelante la causa y ya enumeró 21 jueces, entre ellos miembros del fuero federal y de la Corte Suprema, que fueron víctimas de esta red para conocer sobre ingresos y salidas del país a través de la Dirección Nacional de Migraciones. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La causa se inició a partir de una nota del columnista de La Nación Carlos Pagni titulada “El pestilente círculo negro del espionaje”. Con fecha del 2 abril de 2017, Pagni, alguna vez investigado y sobreseído por ser parte de una red de espionaje a dirigentes políticos, señaló en esa nota que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) realizaba operaciones de espionaje contra políticos y jueces.

Según publicó El destape Web, la lista de espiados enumerada por el fiscal incluye a la jueza de la Cámara de Casación Ana Figueroa, al camarista Mariano Llorens y a los jueces de primera instancia Luis Rodríguez, Daniel Rafecas, Sebastián Casanello, María Eugenia Capuchetti, María Romilda Servini, y el juez de la Corte, Juan Carlos Maqueda.

También aparece como víctima el propio Canicoba Corral, por lo que esa parte de la causa se volvió a sortear y recayó en Servini de Cubría.

Según el fiscal, hubo ingresos no explicados en el sistema de Migraciones desde oficinas del Ministerio de Seguridad, la AFIP, la Policía Federal, la Unidad de Información Financiera (UIF), Gendarmería, la Procuración General de la Nación, Prefectura, la Policía de la Ciudad, y dependencias de la Corte Suprema.