La designación del gobernador Juan Manzur como nuevo jefe de Gabinete de la Nación, en reemplazo de Santiago Cafiero, deja a Tucumán a las puertas de una crisis política. El mandatario provincial está enfrentado a su vice, Osvaldo Jaldo, y acaba de derrotarlo en las PASO.

Una de las condiciones que Manzur había pedido para sumarse al nuevo Gabinete del presidente Alberto Fernández era que a Jaldo se le ofreciera un puesto nacional para sacarlo de la línea de sucesión.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En un principio, Jaldo había dado señales de que aceptaría la propuesta. Se le habría ofrecido presidir directorio del Banco Nación. Todo cambió cuando se oficializó la designación de Manzur como flamante jefe de ministros.

Jaldo finalmente rechazó el ofrecimiento del cargo nacional, pese a los insistentes llamados que recibió en su celular desde Buenos Aires, incluido uno del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. El vicegobernador también rechazó un ofrecimiento para ser secretario de Provincias del Ministerio del Interior de la Nación.

Anoche, a través de Twitter, el vicegobernador tucumano “felicitó” a su principal adversario interno por su nuevo cargo, en un mensaje con más carga de ironía que de sentimiento. “Felicitamos y valoramos la actitud del gobernador @JuanManzurOK en estos momentos difíciles de asumir como jefe de Gabinete en el gobierno de nuestro presidente @alferdes y nuestra vicepresidenta @CFKArgentina, poniéndonos a disposición en lo que haga falta”, escribió Jaldo en su mensaje.