Desde las 7 de la mañana, diferentes movimientos sociales se movilizan en la Capital Federal por la ley de Emergencia alimentaria, entre otros reclamos. La protesta incluye la instalación de ollas populares en distintos puntos del país.

La medida es parte de un plan de lucha decidido el viernes en una asamblea en la que participaron Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), el Frente Popular Darío Santillán y la Corriente Clasista y Combativa.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el documento que hicieron circular reclaman el “urgente tratamiento de la ley de Emergencia Alimentaria, impulsar una ley integral de la Economía Popular, rechazar la reforma laboral y jubilatoria, y solicitar mayor presupuesto en las áreas de prevención y atención de adicciones”.

Si bien hubo concentraciones en varias provincias, el centro de la protesta fue la Ciudad de Buenos Aires con 11 ollas populares y recolección de firmas. El Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana informó que durante el segundo semestre del año “un aumento del 43 al 48% en los índices de malnutrición en niños, niñas y adolescentes que concurren a comedores comunitarios”.

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) convocó a distintas organizaciones para realizar una serie de actividades que se desarrollaron desde la mañana hasta la tarde.

Los movimientos populares mostraron que están unidos y organizados para luchar. Salieron a las calles para expresar su repudio a la reforma que propone el gobierno para destruir los derechos laborales y excluir a la Economía Popular. También reclamaron la Ley de Emergencia Alimentaria y comieron guiso en las calles.

«Con esta movilización dejamos en claro que continuamos con el plan de lucha por Emergencia Alimentaria y que rechazamos rotundamente la reforma laboral que propone el gobierno. Queremos dejar una construcción de las organizaciones sociales, porque el sector popular tiene que empezar a ocupar más espacios», explicó a Tiempo Verónica Álvarez, una de las manifestantes.

«Es una movilización que se está desarrollando en todo el país, en nuestro caso acá en San Matín y venimos de reclama de la Gerencia de Empleo local, donde pudimos avanzar en algunos reclamos que teníamos pendiente. Tienen que dejar que nos sigamos construyendo como trabajadores, vamos a continuar poniendo nuestros cuerpos en la calla ante este gobierno que nos desprecia y está ajustando a nuestro Pueblo», finaliza José, del Movimiento Popular la Dignidad.