El juez del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 29 de la Ciudad de Buenos Aires, Juan María Ramos Padilla, fue denunciado penalmente por diputados y diputadas de Juntos por el Cambio por la marcha que encabezó para pedir la renuncia de los integrantes de la Corte Suprema. Los legisladores que responden a Elisa Carrió lo acusan de «sedición” y también impulsan un juicio en el Consejo de la Magistratura.

Tiempo Argentino habló con el magistrado que comentó que si bien es una preocupación, no va a permitir que lo hagan callar. Además, confirmó que la marcha organizada para el 24 de mayo fue pospuesta porque se superpone con un paro y movilización de diversos sindicatos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La denuncia presentada por Juan Manuel López, Paula Oliveto Lago y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica-ARI recayó en el Juzgado Federal 11, a cargo de Julián Ercolini. En el escrito sostienen que la organización de la marcha del 1 F “implica un alzamiento público”. “Yo tengo mis opiniones y las vierto. No voy a permitir que de ninguna manera me hagan callar, que respeten mi derecho a expresarme como lo respetan entre, lo que yo creo, es un Poder Judicial con una mafia enquistada”, respondió Ramos Padilla.

“Claro que me preocupa porque con un Poder Judicial de este tipo, es obvio que uno tiene que preocuparse. Porque acá se resuelve políticamente y lo que estoy haciendo yo fue criticado. Rosatti dijo que no le gustaba que se hicieran marchas en contra. Es el presidente de la Corte que se exhibe con todos los jueces federales como una herramienta de poder y, además, preside el Consejo de la Magistratura. Esto hace dudar sobre la parcialidad o imparcialidad del eventual juzgamiento que, además, lo tiene Ercolini, un juez ligado al lawfare y que ha resuelto cualquier barbaridad y las sigue resolviendo sin ningún sentido de justicia y con visiones partidarias. No olvidemos sus visitas a Olivos en la época de Macri, su dependencia de la Embajada”, agregó Ramos Padilla.

La presentación ante el Consejo de la Magistratura, que apunta al “mal desempeño y la eventual comisión de delitos en el ejercicio de sus funciones”, también abarca a la jueza federal Martina Forns, integrante de Justicia Legítima.

“Deberían hacer lo mismo con los ministros de la Corte. Esta reunión que hicieron en Córdoba es de naturaleza política, donde muestran una especie de unión de los jueces y están haciendo política también porque la Corte no puede quebrar el principio de independencia horizontal: los jueces son independientes de los otros jueces. Esto de mostrarse los supremos cortesanos con toda su tropa desde Rosario solo puede ser interpretado como una movida política. A mí me acusan que hice un alzamiento contra la Constitución y el 1 de febrero hubo una marcha con cien mil personas, dos días después marcharon jueces, profesores, alrededor de doscientos o trescientos, pero es lo mismo. ¿Es por número el delito? Me gustaría que estos de la Coalición Cívica también denuncien a los que marchan con paraguas”, indicó el magistrado.

Por otra parte, confirmó que se suspendió la movilización hacia el Palacio de Tribunales que estaba programada para el próximo martes 24 de mayo. “Se podía superponer con otras actividades. Nos informaron de la posibilidad de que hubiera un paro y otras marchas y queríamos completar el recorrido que estamos haciendo en todo el país”, indicó. La movilización se iba a dar después de la realizada por la Multisectorial por una Justicia Democrática, Feminista e Independiente el 5 de mayo tras la asunción de Horacio Rosatti como presidente del Consejo de la Magistratura, de la que Ramos Padilla no participó.

“El principal objetivo de haber puesto el tema en discusión está cumplido. Queremos preservar la unidad evitando cualquier interpretación que transmita internas del campo nacional popular o de cualquier naturaleza porque lo que se está discutiendo acá son cuestiones judiciales. No queremos que se nos arrastre a ninguna interna que pueda afectar nuestro reclamo para que renuncie la Corte. No nos vamos a dejar arrastrar por internas” afirmó en referencia a las críticas por realizar dos convocatorias diferentes. 

“Desde el primer día hablábamos de una cuestión federal, nosotros adherimos a la marcha del 5, pero no era una marcha federal sino que se hizo reducida a organizaciones sociales, sindicatos. Nosotros queremos una marcha federal y pluripartidaria”, agregó.