Grupos de jueces y fiscales nucleados en la Asociación de Magistrados y en la Cámara del Crimen porteña publicaron sendos documentos para mostrar que continúan trabajando con la normalidad que el coronavirus permite, pese a la feria extraordinaria decretada por la Corte Suprema.

Las expresiones son la respuesta a una percepción negativa en la sociedad sobre la virtual parálisis judicial ante la emergencia sanitaria.  Busca demostrar que si bien prácticamente no hay movimientos en los tribunales, hay cientos de causas que se siguen tramitando.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Bajo la consigna “allanando caminos”, magistrados elaboraron una suerte de video institucional en el que recordaron a la población que en el contexto de la pandemia tramitaron “miles de denuncias en todo el país” por violaciones al aislamiento obligatorio. Pero en ese contexto, también resaltaron que facilitaron el acceso a la Justicia en cuestiones vinculadas con “violencia de género y violencia doméstica” a través de los canales habituales de denuncia.

Además, destacaron que hay especial atención a los “derechos de los niños, niñas y adolescentes”, mediante la “asistencia integral de quienes se encuentran alojados en hogares convivenciales  terapéuticos, condiciones dignas de alojamiento y garantía del derecho a la salud en los institutos de seguridad donde se alojan jóvenes en conflicto con la ley penal y en las residencias socioeducativas”.

Durante la feria –según el documento- también se priorizaron cuestiones sobre “derecho a la salud”, tramitando “amparos por temas de salud y pedidos de prestaciones urgentes, cobertura de las obras sociales, acceso a los medicamentos y continuidad de tratamientos”.

La situación de los detenidos, que amenaza con un polvorín en eclosión a cada instante, los magistrados cobijados en la Asociación de Magistrados señalaron que están disponiendo arrestos domiciliarios cuando existen riesgos comprobados y garantizando “condiciones de higiene y alimentación de los institutos penales y el cumplimiento de los protocolos para evitar la propagación del virus en su interior”.

El reporte destaca, además, las “medidas para que los internos tengan contacto con sus familiares por vía telefónica”.

En cuanto a las cuestiones económicas y derechos patrimoniales, los jueces subrayaron que garantizaron el pago electrónico de indemnizaciones por despidos, accidentes de tránsito y de trabajo, libranzas de fondos para el pago electrónico de salarios y honorarios, pago de alimentos, regulación de cuotas y “remoción de impedimentos formales para tramitar las demandas”.

Por su parte, la Comisión de Gestión de la Cámara del Crimen porteña elaboró un documento en el que consignó que durante la vigencia de la pandemia “en los Juzgados Nacionales Criminales y Correccionales se han tramitado con detenidos 806 causas, recibidas desde comisarías y aún sin ellos desde la Oficina de Violencia Doméstica y de la Oficina de Turnos y Sorteos de esta Cámara”.

“Se tramitaron la totalidad de 411 habeas corpus, incluidos los fines de semana, con guardias mínimas y utilizando el acceso remoto. (…) Fueron elevadas a esta Cámara 429 causas, y luego resueltas con una mínima presencia de funcionarios y eventualmente de empleados en cada una de sus 5 Salas, que trabajaron sin alterar su ritmo habitual y con la colaboración de otros empleados que se desempeñaron remotamente. Se resolvieron la totalidad de 126 Habeas corpus elevados en consulta dentro de las 24 horas, durante los 7 días de la semana”.

“Esta Comisión destaca el trabajo que realiza el fuero para prestar un muy adecuado servicio de Justicia. Los Juzgados de primera instancia realizan numerosas audiencias de flagrancia arribando a soluciones alternativas de conflictos mediante el dictado de juicios abreviados, suspensión del proceso a prueba o conciliaciones que reducen notoriamente la duración de los procesos y dando mayor transparencia a su celebración por la presencia efectiva de todas las partes.- Y en la actualidad, más allá de haber suspendido los sumarios que no tienen detenidos o cuestiones urgentes a tratar, continúan con esa modalidad de trabajo mediante la adopción de plataformas que permiten videoconferencias y el manejo de recursos digitales para el tránsito de la prueba”, explica el reporte.

La Comisión destacó que “se ha logrado evitar el pernocte de internos en la Unidad 28 del Servicio Penitenciario Federal”, la alcaidía para alojamiento de detenidos del Palacio de Tribunales, que llegó a tener hasta 200 detenidos.