Tras los anuncios del presidente Alberto Fernández esta mañana sobre el principio de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), los principales referentes de Juntos por el Cambio (JxC) convocaron a una reunión virtual esta mañana para consensuar una postura política.

Acordaron un encuentro vía Zoom tras esperar las definiciones difundidas en conferencia de prensa por el ministro de Economía, Martín Guzmán. Para luego, según indicaron fuentes de ese espacio a la agencia estatal Télam, comenzar a debatir qué postura asumir como fuerza opositora.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De todos modos, por lo menos dos de los referentes de esa alianza–ambos provenientes del radicalismo- ya salieron a calificar como positivo lo anunciado por el mandatario argentino.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, elogió como «un primer paso positivo» el principio de acuerdo entre el gobierno nacional y el FMI por la renegociación de la deuda. «Es una buena noticia para el país», definió, antes que su espacio llegue a una postura unificada.

Desde su cuenta de Twitter, Morales dijo que el entendimiento del gobierno con el FMI «es una buena noticia para el país» y sostuvo que «es un primer paso positivo, ya que el default hubiera sido negativo para nuestra economía».

Morales fue uno de los gobernadores de la oposición que admitió la magnitud de la deuda contraída por el gobierno de Mauricio Macri en 2018 y envió a un funcionario de su gobierno a la reunión realizada a principios de enero con el ministro de Economía, donde se analizaron los avances en la negociación. Fue una de las cuestiones por las que Morales chocó con el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, contrario a participar y contribuir a esas negociaciones.

En torno al acuerdo anunciado esta mañana, el presidente del radicalismo afirmó además que «oportunamente el Congreso tratará los términos del acuerdo» y reivindicó «la actitud responsable de la oposición en un tema clave para la vida de los Argentinos».

En la misma línea, el diputado nacional de JxC Facundo Manes consideró que «es una buena noticia que después de dos largos años estemos llegando a la recta final de las negociaciones con el FMI».

Lo expresó mediante un posteo en la red social Twitter, donde agregó que «el siglo XXI exige cooperación, multilateralidad y visión de futuro a los Estados».

El neurólogo radical agregó que «si ‘mágicamente’ solucionáramos el gravísimo problema de la deuda, aún así tendríamos problemas económicos muy serios y arraigados que exigirían respuestas innovadoras avaladas por un amplio consenso político y social».

«El acuerdo con el Fondo debe ser parte de un plan de crecimiento. Si la Argentina no transforma su matriz productiva y encara un camino verdadero de desarrollo, no hay ni habrá acuerdo que nos saque de esta decadencia crónica», sostuvo.

Entre los legisladores de la UCR que se pronunciaron sobre el tema, también Karina Banfi se mostró a favor. “El acuerdo con el FMI es un paso necesario para dar certidumbre. También debe dar lugar al debate que el Gobierno viene evitando: inflación y un modelo exportador que señale un futuro. En el Congreso profundizaremos sobre los beneficios que está decisión tiene que traer”.

La diputada Soledad Carrizo, de Córdoba, expresó que “en la construcción de confianza, acordar y pagar es la mejor opción posible. Acompañamos toda señal que dé certidumbre hacia adentro y afuera del país, pero necesitamos diálogo permanente y transparencia. Ahora nos toca a los legisladores conocer los detalles de este acuerdo con el FMI”.

Para su par Gabriela Lena, de Entre Ríos, “el acuerdo con el FMI es una buena noticia, el relato K sólo sirvió para retrasar un año la negociación y generar desconcierto e inflación. En el Congreso tendremos que revisar la letra chica, pero debemos avanzar para por el bien de los argentinos”.

El exvicepresidente Julio Cobos también escribió sobre el tema del día, al plantear que “el acuerdo con el FMI es un primer paso necesario para estabilizar la macroeconomía. En lo inmediato, es positivo para reducir las tensiones financieras, cambiarias, la crisis de deuda y reservas que atravesamos. No acordar hubiera impactado negativamente en nuestra economía”.