El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof dio este mediodía una conferencia de prensa junto al ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López para informar sobre las negociaciones que su administración lleva adelante con los tenedores del bono BP21.

Durante el encuentro que se realizó en la Casa de Gobierno provincial dijo que la adhesión a la postergación del pago del bono que vencía el 26 de enero pasado obtuvo una adhesión de más del 50%, cuando se necesitaba el 75% de aprobación.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Antes de explicar cómo fue la negociación con los bonistas, repasó la situación económica en la que se encuentra la provincia. “El esquema de la deuda que viene de la gestión anterior y con que nos encontramos pone a la provincia en una situación de insostenibilidad. Los montos hacen la deuda impagable. Algo parecido ocurre a nivel nacional con la deuda de la República”, expresó el gobernador.

De acuerdo a los datos que brindó Kicillof, la deuda de la provincia en dólares creció de 9300 millones de dólares a 11.300 millones de dólares y destacó que “medida en pesos se multiplicó por cinco”.

También destacó que durante los últimos cuatro años se emitieron 5000 millones de dólares de deuda, y durante los ocho años anteriores fue la mitad. “Es decir que en la mitad del tiempo se endeudó el doble”, resaltó y agregó que el 94 % de la deuda vence entre 2020 y 2023. “Los vencimientos de este año que son 3000 millones, dos tercios fueron contraídos en los últimos cuatro años. Por eso el peso se duplicó en términos de presupuestos”.

“Para ser concretos, este año vencen 220 mil millones de pesos de deuda íntegramente producida por la gestión pasada, eso representa el 15% de los fondos de la provincia”, aclaró. “Hoy hablamos del vencimiento capital de 15 mil millones de pesos, pero durante todo el mes de marzo, vencen 6700 millones de pesos; durante abril 17 millones, en junio vencen 63 mil millones de pesos, en julio 25 mil millones de pesos; agosto 10.500 millones, septiembre 6000 millones, octubre 7000 millones noviembre 30 mil millones y en diciembre 220 mil millones de pesos. Lo que no podemos pagar es el total de estos vencimientos con los recursos con los que contamos”.

Con respecto a la negociación, remarcó, luego, que se utilizará “financiamiento doméstico” para afrontar los próximos vencimientos de deuda, que son el pago de intereses por 27 millones de dólares y de capital por 250 millones de dólares, para luego “convocar a un diálogo constructivo para lo que resta de vencimientos”.

“La mejor solución posible, hemos resuelto usar los recursos que hemos recaudado en estos días. Afrontar esta situación con recursos propios de la provincia sin asistencia del gobierno nacional. Y en segundo lugar, anunciar el inicio del proceso de reestructuración en moneda extranjera de la deuda de Buenos Aires”, anunció el gobernador. “Damos por iniciada la reestructuración porque los vencimientos no se podían afrontar con los recursos y el dinero de la provincia, más teniendo en cuenta la situación de emergencia en la que se encuentra. Nos mueve la responsabilidad que tenemos defender a los bonaerenses”.

De acuerdo a lo que dijo el mandatario provincial, pese a haber obtenido manifestaciones de respaldo de bonistas individuales a la propuesta de postergación de pagos de un vencimiento de deuda, “hubo un fondo (al que luego identificó como Fidelity, el más grande de Estados Unidos) que mostró una posición bloqueadora y no tuvo la misma actitud constructiva y de diálogo”.

Ese fondo, continuó Kicillof, que mostró “una enorme intransigencia y una enorme incomprensión, pretendió negociar de otra manera y ofrecía cobrar todo pero en bonos, lo que no constituye una solución para la provincia”.

El gobierno había extendido hasta el mediodía de este martes el plazo para que los tenedores del citado bono otorguen su consentimiento a diferir el pago de capital que venció originalmente el 26 de enero al 1 de mayo próximo.