El gobernador Axel Kicillof destacó el buen cumplimiento de la restricción nocturna de 1 a 6 en la provincia, y le envió un fuerte mensaje a los medios y a la oposición que buscan generar confusión e incertidumbre sobre la vacuna. “La campaña antivacunas fracasó”, dijo y anunció que en febrero comenzará el operativo en las escuelas de la provincia.

El mandatario encabezó una conferencia de prensa al término de una reunión que mantuvo con los intendentes de la costa atlántica en Santa Clara del Mar, municipio de Mar Chiquita, en el segundo día de vigencia de las restricciones nocturnas para frenar los contagios de coronavirus. Acompañado por buena parte de su gabinete y del jefe comunal anfitrión, Jorge Paredi, habló de la situación epidemiológica en medio del crecimiento de casos.

En este marco, Kicillof embistió duro contra los que intentan instalar que hay una situación de “descontrol” en los distritos de la Costa por la temporada y sostuvo, en cambio, que hay un alto acatamiento a la “cuarentena nocturna” y que “es mentira” de los jóvenes sean el problema. “Estamos teniendo un muy buen cumplimiento (de la restricción) porque es voluntario”, afirmó y cuestionó a los medios que ponen el foco en los que no cumplen y no en la mayoría que sí cumple con las medidas preventivas contra el coronavirus.

En este punto, ironizó cuando sostuvo que “hay un género periodístico que es buscarle el pelo al huevo. A veces la tapa, tapa la realidad. La realidad es que la enorme mayoría que han venido a veranear están cumpliendo con los protocolos”. Agregó: “Es mentira que el problema son los jóvenes”. No obstante, llamó a ese sector a cuidarse. “Si no se contagian ellos el virus circula menos. Al impedir contagiarse ellos impiden que se contagien los de riesgo, que son sus mayores, sus abuelos, sus padres”, apuntó. 

El gobernador advirtió que, si siguen creciendo los contagios, habrá más restricciones. Ayer comenzó a regir la suspensión de la actividad comercial, social y reacreativa de 1 a 6 de la madrugada en todos los distritos en fase 3 y 4, lo que incluye al Conurbano, a la costa y a buena parte del interior bonaerense. También se redujeron las reuniones sociales a grupos de hasta 10 personas y comenzaron a aplicarse multas de hasta 3,3 millones para quienes organicen o asistan a fiestas clandestinas. Actualmente, hay 13 distritos en fase 3, 111 están en fase 4 y 11 en fase 5.

“Creo que estamos bien en este momento y que las restricciones las decidimos aplicando a rajatabla el decreto nacional. Si siguen creciendo los casos, vamos a tener que aplicar más restricciones”, dijo aunque admitió que hay indicios positivos, como una estabilización de los llamados al 148, pero que todavía es muy pronto para saber si se convertirá en una tendencia a la baja o no. 

En otro orden, el mandatario anunció que en febrero “se ampliará el dispositivo de vacunación” contra el coronavirus a las escuelas de la provincia y envió un mensaje a la oposición. “A veces es casi gracioso pero los que decían que esta vacuna no servían y no la íbamos a conseguir, se consiguió y ahora dicen que hay pocas. Me parece que es conveniente como sociedad no perder el tiempo”, dijo.

El gobierno está vacunando actualmente en 169 hospitales de los 135 municipios de la provincia al primer sector de riesgo que es el personal de salud. Hasta ahora ya se vacunaron 51 mil trabajadores de ese sector. En febrero, con la llegada de 1,5 millón de dosis se sumarán más grupos de riesgo y unas 350 escuelas públicas funcionarán como vacunatorios. Kicillof precisó que “pronto va a estar autorizada la vacuna para los mayores de 60 años” y también adelantó que si todo va bien, en marzo, contarán con otro millón y medio de dosis para seguir ampliando el operativo. 

“La campaña antivacunas fracasó y es en este marco que quiero reformular el pedido: a cuidarse que ya estamos vacunando”, remarcó y sentenció: “La libertad es la vacuna, poder vacunarse, que el cuerpo genere las defensas y saber que no contagiás a nadie. En ese camino estamos”.

Indicadores

El ministro de Salud, Daniel Gollan, presentó el estado de situación sanitaria y dijo que los casos están creciendo a un ritmo más acelerado que en la primera ola de coronavirus en toda la provincia y, en particular, en el interior. También habló de la estabilización de llamados al 148 como un indicador alentador, pero incipiente, de los últimos tres días. 

Los datos marcan que en la semana del 4 al 10 de enero hubo un promedio diario de 4.510 casos en toda la provincia contra los 3.199 de la semana anterior. “El 24 de agosto del año pasado, en el pico de los casos, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) llegamos a tener 5.300 casos y hoy tenemos casi 3 mil pero creciendo más rápido que en la primera oleada”, dijo Gollan y explicó que la situación es peor en el interior donde “hace cuatro semanas teníamos 540 casos y hoy estamos en 1539, es decir que se triplicaron”.

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva está en el 55,8% en el AMBA (610 ocupadas, hace tres semanas eran 180 menos) y el 41,8% en el resto de la provincia (253 ocupadas). “Los intendentes nos dicen que gran parte de la población está tomando conciencia nuevamente de la situación, y lo vemos reflejado en las llamadas al 148, que muestra una curva que se aplana en los últimos tres días”, agregó Gollan.