Tras el regreso de Sergio Massa de Estados Unidos, en la Cámara de Diputados se negocia por estas horas la continuidad de trabajo tras un acuerdo de renovación del protocolo de trabajo remoto hasta el 5 de agosto, lo cual permitirá seguir con las sesiones mixtas. Con el proyecto de parámetros epidemiológicos pendiente, con dictamen, la Cámara que preside el tigrense evalúa sesionar la semana que viene, pero con temas de consenso.

El presidente Alberto Fernández, tendrá que volver a renovar las medidas preventivas contra el Covid 19 con un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia ya que el tratamiento de la iniciativa del Ejecutivo parece estar cada vez más lejos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Si bien desde el Frente de Todos juran que tienen los votos para tratarla en la próxima convocatoria en el recinto, pareciera primar el interés del oficialismo de que salga con el mayor respaldo posible. Como contó Tiempo Argentino, hubo algunas tensiones que se daban hacia adentro del bloque oficialista, donde convivían posiciones distintas en cuanto hasta dónde la ley puede llegar a generar intromisión en competencias no delgadas a la Nación. En los bloques minoritarios coinciden en que es una ley innecesaria para este momento y en Juntos por el Cambio consideran que busca dar “superpoderes” al presidente. Incluso, hay quienes creen que se está apostando al “desgaste”, ya que el tema va perdiendo interés.

Por el momento, en el temario estaría incluido el proyecto acordado con el Ejecutivo que deja sin efecto el pago retroactivo del monotributo y que pretende dar alivio fiscal a los pequeños contribuyentes. La iniciativa, presentada por el propio Massa y el jefe el bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, tuvo dictamen de mayoría que fue firmado por todos los integrantes de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Propone actualizar el monotributo al eliminar el pago del retroactivo y actualiza las distintas categorías que conforman el régimen. Por eso establece que el aumento del impuesto comenzará a regir a partir de julio, con lo cual deja sin efecto el cobro retroactivo desde enero de este año establecido en la ley que modificó el Régimen de Sostenimiento e Inclusión Fiscal para Pequeños Contribuyentes.

Foto: @marioraulnegri

Otro tema de consenso que podría sumarse es el proyecto de ley que busca continuar con un régimen de promoción para el sector ovino. La iniciativa se aprobó en mayo en el Senado y establece fondos y un programa para potenciar la actividad en todo el país. La letra chica reza que por el plazo de 10 años el Poder Ejecutivo deberá incluir en el Presupuesto Nacional un monto anual a integrar en el Fondo Fiduciario para la Recuperación de la Actividad Ovina de 850 millones de pesos, que era hasta el pasado 5 de abril de 20 millones.

Por otro lado, este mes, se espera la presencia del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien deberá brindar el informe de gestión ante los diputados, como lo hizo el mes pasado en el Senado.

Zonas frías y cupo trans

Sí habrá sesión este jueves a las 14 en el Senado de la Nación que buscará convertir en ley la inclusión laboral para la población trans, travesti y transgénero. El proyecto cuenta con la aprobación de Diputados.

También avanzará la aprobación de la ley que amplía las localidades que reciben una rebaja tarifaria de gas por ser consideradas zonas frías dentro del país. Será un día relevante para tres diputados que unificaron criterios en la redacción del proyecto: Máximo Kirchner (FDT), José Luis Ramón (Unidad federal para el Desarrollo) y Alejandro “Topo” Rodríguez (Consenso Federal).

El proyecto contempla un universo de 3 millones de usuarios de municipios bonaerenses, de Santa Fe, Córdoba, Mendoza, San Juan, San Luis, Jujuy y Salta en los que se registran temperaturas bajo cero y que se incorporan a las zonas beneficiarias de la Patagonia, Malargüe y la Puna.

Además, reduce en alrededor del 50 por ciento las tarifas a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo, de pensiones no contributivas y jubilados -hasta cuatro salarios mínimos-, del monotributo social, usuarios que perciben seguro de desempleo y empleados de casas particulares.