El Congreso aprobó que la Auditoría General de la Nación (AGN) intervenga en el escándalo que desató el intento de acuerdo “abusivo” entre el Estado y el Correo Argentino. Se le pidió al órgano de control que se expida en un plazo de 90 días, prorrogable por 30 más.

En la reunión que se llevó a cabo este miércoles, en el Salón Illia del Senado, el dictamen se firmó por unanimidad en la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas, que preside el senador peronista José Mayans. Esta comisión requirió que se realicen estudios técnicos de gestión en el Ministerio de Comunicaciones, que encabeza Oscar Aguad quien ayer intentó dar explicaciones en Diputados.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También requerirán explicaciones de las acciones de la ex Secretaría de Comunicaciones y la ex Comisión Nacional de Comunicaciones.

El dictamen del proyecto de resolución habla de elaborar un “estudio especial sobre el crédito que el Estado detenta en el concurso preventivo de acreedores”.

La diputada Carla Pitiot, del Frente Renovador, pidió un relevamiento de la situación de los reclamos administrativos y judiciales entre el Estado y el Correo, empresa que administró la familia Macri. También se sugirió que la AGN convoque para su análisis al juez del concurso, síndicos, funcionarios y especialistas, entre otros.

Hace una semana, cuando estalló el escándalo, el jefe de Gabinete Marcos Peña, había pedido un “veredicto técnico” a la AGN “antes de suscribir una postura definitiva”. Pero el titular de la AGN, el peronista Oscar Lamberto, lo rechazó y dijo que el órgano de control no podía actuar a instancias del Poder Ejecutivo, sino que debe trabajar a partir del pedido del Poder Legislativo. Fue entonces, que los legisladores de Cambiemos Luis Petcoff Naidenoff, Gustavo González Álvaro, Luis Borsani y Mario Negri motorizaron el pedido en el Parlamento, a pedido del propio Peña, que aprendió la lección de los mecanismos del Estado.