Con la segunda ola como una realidad, el gobierno nacional apunta a  acelerar el plan de vacunación, que atraviesa un momento favorable: en diez días recibió 2,2 millones de dosis, contemplando la Sputnik V, el primer envío de Covax que llega hoy desde Holanda y el primer millón de los tres de Sinopharm, procedente de China, que se concretaría en los primeros días de esta semana. Así, la Argentina contará con casi 6,5 millones de dosis: el 10% de las que lleva compradas, ubicándose entre los 15 países que más porcentaje recibió respecto de lo adquirido. Con el aplazamiento de la segunda dosis, el foco ahora está en inmunizar a la población mayor de 60 años durante abril.

Con los 1,24 millones que llegaron de Rusia en la última semana, las 218 mil de AstraZeneca/Oxford como parte del programa Covax, de la OMS, y el millón de Sinopharm (el avión rumbo a Beijing despegaría presumiblemente mañana al mediodía), el país tendrá 6.468.540 vacunas, de las cuales el gobierno ya distribuyó 4.384.145 a las distintas provincias, y estas aplicaron 3.613.762, de acuerdo con el Monitor Público de Vacunación. Ayer, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, destacó que la Argentina había pasado a integrar el grupo de 20 países que superaron los 5 millones de dosis recibidas y que tienen una vacunación «sostenida» desde fines del año pasado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El de Sinopharm es uno de los envíos más esperados, luego de que la Anmat la autorizara para mayores de 60. La idea del gobierno es tener inmunizada para fines de abril a la mayor parte de la población mayor de 60 años, que reúne el 85% de los fallecimientos por Covid, aunque dependerá de cada lugar: CABA priorizó a todo el personal de salud, incluyendo kinesiólogos o psicólogos, y aún no arrancó con los mayores de setenta.

De acuerdo con las autoridades nacionales, la capacidad de vacunación del sistema podría alcanzar a un millón de personas por semana, y con los últimos envíos se aseguraron un ritmo constante al menos hasta fines de abril. Para entonces deberían arribar otros cuatro: la segunda tanda de 580 mil de Covishield (la de AstraZeneca fabricada en la India); alrededor de 950 mil de AstraZeneca/Oxford de la planta de México (cuya producción se retrasó por bloqueos de EE UU a filtros y elementos de envasado); los 2 millones restantes de Sinopharm; y las Sputnik V, cuyos envíos se han ido regularizando (al cierre de esta edición se especulaba con otro vuelo a Moscú que saldría de Ezeiza este lunes). Además, se esperan otras 400 mil de Covax.

En el mejor de los escenarios, la Argentina podría contar con 4 millones más de vacunas en la segunda quincena de abril, lo que permitiría centrarse luego en la población mayor de 18 años con alguna enfermedad preexistente. Hay distritos, como la Provincia de Buenos Aires, que ya otorgaron turnos a esta población de riesgo.

Este viernes, Vizzotti y los ministros de Salud de todo el país acordaron diferir la aplicación de la segunda dosis por tres meses, a partir de la recomendación de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), ante la situación epidemiológica, la escasez relativa de vacunas, la inequidad global, la aparición de variantes y la evidencia científica. Vizzotti explicó que con la primera dosis se obtienen «tres cuartos de protección» alrededor de 14 días después de aplicada, y dio el ejemplo del Reino Unido, donde «solo el 3% había recibido la segunda dosis en mayores de 60 años y ya habían reducido la mortalidad en un 90 por ciento». También estudian la posibilidad de aplicar una sola dosis a quienes ya tuvieron Covid. Solo con la primera pueden generar ocho veces más inmunidad que el resto que se aplicó las dos.

Desigualdad

Apenas 18 países concentran el 88% de las dosis distribuidas en todo el mundo contra el Covid. En este panorama, la Argentina, con 6,4 millones de unidades, cuenta con mejor promedio de dosis recibidas respecto de las contratadas en comparación con otros países similares en población, como Australia, Francia o Colombia.

Los datos forman parte de un trabajo de la Dirección Nacional de Relaciones Internacionales, realizado por las embajadas argentinas en el exterior, que muestra las desigualdades en el acceso: el 11,5% de la población mundial adquirió el 50,4% de las dosis producidas. El 15% fue comprado por EE UU, y la Unión Europea adquirió el 24,5 por ciento.

Una cosa es lo que cada país firmó en sus convenios, y otra muy distinta lo que finalmente le está llegando a cada uno. Con 65.470.000 vacunas, la Argentina es el tercer país de Sudamérica que más dosis tiene contratadas, por detrás de Brasil (464.900.000) y Colombia (73 millones), lo que le alcanzaría para cubrir 32.735.000 tratamientos completos de dos dosis. Pero en el porcentaje de vacunas recibidas, la Argentina crece: gracias al lote de Sinopharm llegará a casi el 10% de lo que adquirió. Colombia solo tiene el 1% y Brasil, el 2,78 por ciento.

Chile tiene más dosis contratadas que habitantes, y recibió el 30%, con una salvedad: 10 millones de las 10.714.300 que ya posee son de Sinovac. La vacuna china, también elegida por Uruguay, es la que más baja eficacia demostró (apenas 50%, rozando el límite que estableció la OMS), y es esperable que rinda menos aun ante las nuevas cepas. Pfizer, en cambio, apenas le envió 714.300 dosis de los 10 millones que arreglaron.  «

La vacunación en el mundo

Brasil


Con un récord de más de 3000 muertes diarias, mantiene un promedio de vacunación similar a Argentina, de 8 cada cien. Apenas recibió el 3% de las 422 millones de dosis acordadas. Y la mayoría de ellas son Sinovac, de solo un 50% de eficacia.


Chile

Es el país que más avanzó de Latinoamérica, con 50 aplicaciones cada cien personas, pero casi todas son también de Sinovac, con la cual ya adquirió los 10 millones conveniados.


Uruguay

Firmó contratos por 5,2 millones de dosis, que le alcanzarían para cubrir con el tratamiento completo al 76% de su población. Pero apenas recibió el 4%, que igual le alcanza para superar el promedio de inmunización de Argentina, aunque con Sinovac.


Paraguay

Tiene récord de contagios: más de 2000 diarios. Únicamente hizo convenios por 4.279.800 vacunas de Covax. Aún no le llegó ninguna. Solo recibió 7579 dosis que le donó Chile.


Estados Unidos

Firmó contratos por 1200 millones de dosis (cuatro veces su población) y ya tiene más de 135 millones. Biden dice que piensa aplicar 200 millones antes de mayo.


Reino Unido

Acordó dosis por casi siete veces su población, aunque recibió menos del 7%. Es de los países que más avanzó en la vacunación: 25 millones aplicadas. Fue el primero en decidir retrasar la segunda dosis.


España

Con 46,7 millones de habitantes, compró 262 millones de vacunas. Pero hasta ahora recibió solo 8,7 millones.


Francia

Mientras atraviesa la tercera ola, solo recibió el 2% de los 366 millones que compró. Solo AstraZeneca, que le adeuda casi 42 millones de dosis ya comprometidas.


Alemania

El gigante europeo solo recibió el 4% de los 311 millones de vacunas que compró. Tiene un promedio de solo 14,76 vacunas aplicadas cada cien habitantes.


Australia

Casi no tiene vacunas. Recibió solo 442 mil de las 150 millones contratadas. La UE le bloqueó 250 mil dosis de AstraZeneca. El aliciente: tiene apenas diez casos diarios de Covid.


Canadá

Es el que más vacunas adquirió respecto de su población. Con 37,7 millones de habitantes, firmó contratos por 379 millones de dosis. Pero apenas recibió el 0,77%. EE UU le «prestará» 1,5 millones.