Diego Santilli se lanzó a la campaña bonaerense con acento en la seguridad y una impronta punitivista. El candidato de Horacio Rodriguez Larreta para la Provincia se reunió con víctimas de la inseguridad en su primera semana “oficial” como candidato y buscará construir su postulación en base a la experiencia como ministro en la Ciudad.

“A Diego le fue muy bien con ese tema en el Ministerio y eso es lo que va a explotar, es uno de los caballitos de batalla”, aseguran en el PRO. “Ese tema” es la seguridad, uno de los asuntos recurrentes en la “conversación” del mayor electorado del país. Sin embargo, la cuestión no parece ser definitoria a la hora de sumar votos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“La  seguridad siempre está en el top de los temas en Provincia, pero no tiene demasiado impacto electoral. No suele haber correlación entre la mención de la inseguridad y la merma de votos del oficialismo, que es el responsable de la seguridad. Sí sirve para construir la identidad de un candidato”, explica Hilario Moreno. “Pero es asintomática en términos electorales. A veces hay un hecho puntual como Ramallo que tiene influencia, pero está relacionado más con el peso del acontecimiento que con las políticas de seguridad. El de Carlos Blumberg es un buen ejemplo”, agrega el titular de la consultora Dicen.

Por las dudas, la oposición volvió a poner la cuestión sobre la mesa tras el episodio de Santiago “Chano” Moreno Charpentier, que en medio de un brote psicótico recibió una bala policial en el estómago y quedó varios días en terapia intensiva. El diputado de Cambiemos Luis Petri aprovechó para presentar un proyecto que autorice el uso de armas no letales como las Taser, una pistola de electroshock que Mauricio Macri y Larreta intentaron utilizar en el distrito capitalino con más revuelo que éxito y que desde la otra vereda, Sergio Berni, trajo nuevamente al centro de la escena.

El viernes, Santilli participó de un “encuentro con vecinos de la zona víctimas de la inseguridad que aqueja al distrito de Morón, quienes contaron a los dirigentes sus dramáticas experiencias personales”, según explicaron desde Cambiemos en una gacetilla. El contacto mano a mano es otra de las marcas que tendrán las recorridas del postulante por la Provincia. Como contó Tiempo, cerca del todavía vicejefe esperan visitar los 135 municipios bonaerenses antes de las elecciones, donde en primera instancia se enfrentará en la interna contra Facundo Manes.

La campaña de Santilli comenzó con la entrega de patrulleros porteños a distintos municipios gobernados por Cambiemos como Mar del Plata y La Plata. La jugada le valió críticas desde la oposición y el oficialismo, pero, en la Ciudad, aseguraron que los móviles cedidos en comodato estaban destinados al desguace o serían rematados.

Lanús fue otro de los municipios favorecidos con la entrega de móviles. El municipio que gobierna Néstor Grindetti es clave para Santilli. El intendente y exministro de Hacienda porteño será el jefe de la campaña de “El Colo”, como se presenta el candidato de Cambiemos.

Pero los vínculos no terminan allí: otro de sus apoyos es el jefe de Gabinete y responsable de la Seguridad de Lanús, Diego Kravetz. El funcionario supo ser uno de los preferidos de Alberto Fernández – lo nombró jefe del bloque peronista hace más de una década-. Allí trabó una cercanísima relación política con Santilli, a quien ahora apuntala desde “Hacemos”, un armado que reúne a dirigentes del peronismo no kirchnerista.

Kravetz es uno de los abanderados de la mano dura en la Provincia, donde se pasea por los operativos con un chaleco antibalas, y ganó notoriedad por armar una entrevista entre un niño de 11 años con antecedentes delictivos y uno de los programas emblema de Canal 13. Incluso, hay quienes lo acusan de haber guionado la participación del “Polaquito”. Hace pocas horas, Kravetz volvió a impulsar una iniciativa para endurecer las penas de quienes porten réplicas de armas de fuego en hechos delictivos (ver aparte).

El jueves próximo, la Legislatura aprobará la renuncia de Santilli como Vicejefe de Gobierno. Es el último escalón que alcanzó en la Ciudad tras comenzar en política en el peronismo porteño junto a otros actuales referentes del PRO como Cristian Ritondo, su antiguo jefe político.

El candidato de Larreta para la Provincia fue vicepresidente 1º de la Legislatura, ministro de Ambiente y Espacio Público, senador y, desde 2015, vicejefe. Tras el escándalo del River-Boca suspendido en 2018, asumió en el Ministerio de Justicia y Seguridad.

El primer obstáculo que deberá superar es la percepción de ser un porteño haciendo política en la Provincia. “No va a tocar temas de la Ciudad, tiene que alejarse de eso”, explicaron desde Cambiemos. El gran problema es que su expertisse en cuestiones de seguridad proviene justamente de haber liderado el Ministerio durante los últimos 3 años.  «