Los triunviros de la CGT Juan Carlos Schmid y Héctor Daer confirmaron en la noche del martes, tras un encuentro de más de dos horas con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que la reforma laboral que se plantee a futuro deberá ser consensuada entre todas las partes y ratificaron ante el funcionario que la central obrera continuará defendiendo los convenios colectivos.

Los líderes sindicales señalaron que en la reunión con Triaca se debatieron aspectos relacionados con la institucionalidad, la educación, la producción y el trabajo y la reforma fiscal.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Triaca y la CGT comenzaron a recorrer el camino para impulsar la reforma laboral tras el espaldarazo que le dio al gobierno la victoria en las elecciones legislativas. 

Las negociaciones en marcha incluyen: el régimen de pasantías, el blanqueo laboral, el observatorio de normalización de los sindicatos intervenidos y la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología Médica.

También podés leer: La agenda de Cambiemos tras el triunfo: gobernadores, presupuesto y reforma laboral 

La primera reunión luego de las elecciones fue casi una mera formalidad y ofició como paso previo del encuentro que encabezará el presidente Mauricio Macri el próximo lunes con sindicalistas, empresarios, gobernadores y legisladores.

Los puntos más conflictos de los proyectos en los que pretende avanzar al Gobierno están en la mesa de discusión desde la semana posterior a las PASO. La CGT ya ha fijado postura pública de la mayoría, pero sin embargo hay cuestiones que aún quedan por resolver.

En el caso del régimen de pasantías, en principio, la CGT estaría dispuesta a acompañar, pero con algunas limitaciones. Los dirigentes sindicales no quieren que el régimen de pasantías alcance a los estudiantes y pretenden que sean reguladas dentro de los convenios colectivos, y no por norma general.

En tanto, en le caso del blanqueo, si bien hay un acuerdo en general, la CGT pondrá en el ojo en el tema de las indemnizaciones ante futuros despidos luego del blanqueo. Sin embargo, más allá de ese punto, el acuerdo general sobre este tema está sellado.

La creación de la Agencia de Evaluación de las Tecnología Médica es uno de los puntos que más preocupa a la CGT. La creación de este organismo les haría ahorrar millones de pesos en tratamientos ya que no sólo sería el encargado de actualizar el Programa Médico Obligatorio sino que funcionaría como órgano de resolución de controversias sobre la cobertura de tratamientos de alta complejidad.

En este caso, el Gobierno pondrá este proyecto de ley en el paquete de una negociación general que incluye fondos que deberá aportar el sindicalismo para la puesta en marcha de la polémica Cobertura Universal de Salud (CUS).