Ante la situación que atraviesan 16 colegios porteños que permanecen tomados o con pernocte, en protesta de alumnos por las políticas educativas del gobierno porteño, la diputada Nacional Mara Brawer (Ciudad de Buenos Aires – Frente de Todos) denunció este jueves a las autoridades de la Ciudad ante la Defensoría de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. El motivo fueron  las demandas penales contra las familias de las y los alumnos que tomaron escuelas.  

La denuncia advierte sobre el avance del Ministerio de Educación porteño contra los derechos y libertades fundamentales de las y los adolescentes que participaron en distintas jornadas de protesta. En diálogo con Tiempo, Brawer señaló: “El  gobierno porteño no da una respuesta sino lo que hace es escalar el conflicto e intentar generar zozobra en la sociedad argentina, planteando situaciones que tiene cualquier democracia como son las protestas sociales”. 

“En el caso del enfrentamiento que desarrolla con las familias y chicos que toman las escuelas, es perder una enorme oportunidad pedagógica. Las tomas son una oportunidad para consolidar la comunidad educativa reuniéndose, dialogando, escuchando las distintas partes, enseñando a los chicos a fundamentar, a negociar, a organizarse”, señaló la diputada oficialista, al tiempo que agregó: “Siempre existieron las tomas, pero las reprimís o escuchas las demandas. Las resolvés y convertís el conflicto en un hecho pedagógico”.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Esta situación deja en claro que no existe voluntad de verdadero diálogo ni esfuerzo de escucha; es decir, ninguna intención de resolver colaborativamente el conflicto-remarcó Brawer-. Resulta sorprendente que después de quince años de gobierno en CABA no se haya conformado ninguna herramienta desde el Ministerio de Educación porteño para intervenir en las tomas y escuchar a las y los estudiantes y la comunidad educativa. Claramente, el accionar de la cartera educativa de CABA constituye un grave antecedente a futuro, en razón de que se propone limitar de forma arbitraria derechos fundamentales de las y los estudiantes”. 

La denuncia fue acompañada por el senador nacional Mariano Recalde y por los diputados del FdT Leandro Santoro, Carlos Heller, Paula Penacca, Gisela Marziotta, Itaí Hagman y Eduardo Valdés. 

Desde la Legislatura porteña, la legisladora del Frente de Izquierda (FIT) Alejandrina Barry comentó a este medio que “la medida del Gobierno de la Ciudad me parece un desprecio a la comunidad educativo. En este caso que los chicos están enseñando mucho más que la Ministra (Soledad Acuña) que nunca piso un aula”.  

Asimismo, agregó que “en el caso de que la policía haya ido a las casa de los pibes y pibas tratando de meter miedo es muy grave. Han logrado todo lo contrario, porque las medidas de lucha se masifican”. 

Son 16 colegios los que continúan tomados – si bien algunas escuelas levantaron la medida de fuerza-  el conflicto no tiene una fecha tentativa de finalización. Los establecimientos educativos son: el Mariano Moreno, el Esnaola, la Osvaldo Pugliese, la Agustín Tosco, la Claudia Falcone, la García Lorca, la Escuela de Cerámica N° 1, la Rodolfo Walsh, la Julio Argentino Roca, el Lengüitas, el Nicolás Avellaneda, el Danzas N° 1, la de Teatro, el Yrurtia, el Liceo 5 y el Carlos Pellegrini. 

Los reclamos que más se reiteran giran en torno a cambios en las viandas escolares, mejoras edilicias, rechazo a las prácticas laborales obligatorias en empresas y a la “persecución política” a los centros de estudiantes.