Seis de los siete jueces del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil dictaminaron este viernes que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva no será candidato en las elecciones presidenciales de octubre. Además, rechazaron la recomendación del Comité de Derechos Humanos de la ONU del 17 de agosto en el que el organismo internacional pedía que se le permitiera presentarse a los comicios.

El juez Luis Edson Fachin, quien votó a favor, fundamentó que la petición de Naciones Unidas tenía que cumplirse. Por el otro lado, los seis magistrados restantes se volcaron por aplicar la ley Ficha Limpia, que impide a un condenado en segunda instancia presentarse a cargos electorales. El juez Og Fernandes afirmó que la recomendación de la ONU no es vinculante, pero aclaró que no está en juicio “la indiscutible popularidad política” de Lula. Admar Gonzaga, otro de los magistrados, que también se inclinó por la impugnación de la candidatura de Lula aclaró que no es función del TSE  definir “si la condena (a Lula) fue justa o injusta”, ya que esto depende del Superior Tribunal Federal (STF). El juez Luis Roberto Barroso dictaminó que tampoco podrá aparecer en los espacios de propaganda del PT en ningún medio de comunicación durante la campaña electoral que comienza este sábado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al ex presidente brasileño que cumple una condena a 12 años de prisión por una causa en la que se le atribuye haber aceptado un departamento como soborno en el marco de la causa Lava Jato que lleva adelante el juez Sergio Moro. La causa es muy cuestionada como parte de una persecución judicial que sólo buscaba impedir a Lula ser candidato a la presidencia. A pesar de que a los representantes del expresidente brasileño más popular de la historia le queda una instancia de apelación ante el STF, los especialistas no creen que esa instancia tenga muchas posibilidades.

El juez Barroso también emplazó al PT para que reemplace al candidato presidencial, todo indica que Fernando Haddad, su compañero de fórmula, sería el reemplazante.

Fernando Haddad fue ministro de Educación de Lula y ex alcalde de San Pablo, luego de la noticia afirmó que el PT no renunciará a la candidatura presidencial del ex mandatario. En la misma línea el partido aseguró en un comunicado oficial que “seguirá luchando por todos los medios para garantizar la candidatura de Lula da Silva en las elecciones del 7 de octubre”.

«La candidatura del compañero Lula es la respuesta del pueblo brasileño a los poderosos que usurparon el poder. Lula es todo lo que representa, está por encima de las casuísticas, de las maniobras judiciales, de la persecución de los poderosos. Es con el pueblo y con Lula que vamos a luchar hasta el fin. ¡Lula libre!», concluye el comunicado.

La ley electora brasilera obliga a que los candidatos ocupen el 75% del tiempo destinado a publicidad electoral, por lo que la estrategia de campaña del PT debe cambiar para lograr que el electorado pueda relacionar la figura de Haddad con la de Lula.
Este sábado Haddad twiteó que cerraba filas «al lado de nuestro presidente». EL presidente Evo Morales y la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández expresaron su rechazo a la decisión del tribunal porque atenta contra la democracia y el Estado de Derecho. Cristina además apuntó contra la alianza mediatico-judicial como ejecutora del plan destituyente.