Un fallo de un tribunal francés que rechazó la extradición reclamada por la Justicia chilena fue presentado por la defensa oficial del ex guerrillero trasandino Sergio Galvarino Apablaza Guerra, a quien el gobierno anterior le concedió el status de “refugiado” como víctima de la dictadura de Augusto Pinochet pero el actual se lo revocó y ordenó su expulsión del país.

Apablaza Guerra es un ex integrante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile y está acusado en su país por delitos cometidos en 1991, entre ellos el atentado contra el senador Jaime Guzmán Errázuriz y el ejecutivo del diario El Mercurio Christian Edwars del Río. El juez federal Claudio Bonadio, primero, y la Corte Suprema, después, aprobaron la extradición pedida por Chile. Pero el 30 de setiembre de 2010 el gobierno argentino firmó el Acta Resolutiva N° 387 de la Comisión Nacional para los Refugiados (CONARE), por la que le reconoció la condición de “refugiado”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde entonces, Apablaza vivió con su familia en la Argentina pero a fines de 2017, poco antes de la asunción de Sebastián Piñera como presidente del país trasandino, la Argentina le revocó ese status y ordenó su deportación. El ex integrante del MIR, a través de la defensora oficial Marina Alejandra Berardi, resistió la medida en la Justicia y desde hace dos años el fuero en lo Contencioso Administrativo Federal sustancia la causa 54.506/2018. El chileno descargó una batería de argumentos que van desde la inconstitucionalidad de normas que restringen la calidad de refugiado hasta el derecho a la unidad de la familia y los riesgos que correría su seguridad y su vida en caso de ser extraditado.

Apablaza incorporó al expediente la resolución de la Corte de Apelaciones de Paris que a fines de enero pasado rechazó la extradición pedida por Chile sobre otro guerrillero, Ricardo Palma Salamanca, “El Negro” o “Rafael”, ex integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), condenado a prisión perpetua por el asesinato del senador filopinochetista Jaime Guzmán en 1991. Palma Salamanca se escapó en 1996 de la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago en helicóptero, en un rescate cinematográfico. El 16 de febrero de 2018 fue detenido en Francia y en enero pasado el Poder Judicial galo rechazó enviarlo a su país por los riesgos para su vida y su integridad física.

“El tribunal francés desestimó el requerimiento de extradición mencionado, con fundamento en las torturas sufridas por Palma Salamanca a manos de integrantes de las fuerzas de seguridad, así como el modo en el que se tramitó el proceso judicial que culminó con su condena. En este sentido, sostuvo con claridad que, de ser obligado a regresar a Chile, los hechos que constituyeron persecución se reeditarían, a tenor de las amenazas recibidas y al riesgo de ser sometido a una justicia políticamente sesgada”, resume el fallo.

De momento, Apablaza permanece en la Argentina.  Los últimos pasos del expediente muestran que la Cámara en lo Contencioso rechazó la recusación “sin causa” que presentó la Dirección Nacional de Migraciones contra los jueces Pablo Gallegos Fedriani y Guillermo Treacy. Y la decisión de la jueza Rita María Ailán de declarar al expediente “de puro derecho”, esto es que  no es necesario producir ninguna prueba para resolver si debe o no ser deportado.