Tras su renuncia a la Cámara de Casación Penal de la Ciudad, la titular de Justicia Legítima, María Laura Garrigos de Rebori, aseguró que su salida se debió al recorte de fondos que hizo la Corte a su tribunal y a la injerencia del gobierno nacional en el Poder Judicial.

La ex camarista brindó una entrevista exclusiva al programa de radio Crónica Anunciada, de Fm La Patriada, tras su renuncia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“La Justicia se ha convertido en un instrumento político, ya no quiero pertenecer a ese sistema”, señaló y aseguró: «El gobierno debe estar contento con mi renuncia».

En este sentido, Garrigós de Rebori afirmó: “Podía permanecer en mi cargo hasta los 75 años, y me hubiera quedado, pero con la escasez de recursos que tengo en mi trabajo, no puedo seguir. Hoy, los fondos en el Poder Judicial no se distribuyen equitativamente, en parte, nos vamos forzados por esta situación».

Por otro lado, opinó sobre la actualidad del Poder Judicial: «Existe una línea de poder trazada entre Lorenzetti y ciertos jueces federales. Hay grupos de poder consolidados a lo largo de los años», y criticó duramente al gobierno por su relación con la Justicia: «Este gobierno tuvo la oportunidad histórica de desvincular a la Justicia de los servicios de inteligencia, y no lo hizo porque apostó a que estos jueces ayudaran a perseguir a los opositores políticos».

«Hay jueces que ayudan a perseguir a ex funcionarios, es una estimación mía que algunos lo hacen por algún tipo de pedido», indicó y agregó: «Todas esas persecuciones a los jueces, como el caso de Rafecas, son intentos de disciplinamiento».

Por último, advirtió: “Justicia Legítima como organización va a continuar: hay que mejorar la relación de la Justicia con la gente”.