La Provincia comenzará mañana a transitar la nueva extensión de la cuarentena en pleno ascenso de casos pero dividida en dos regiones bien diferenciadas: el AMBA, donde el aislamiento sigue en la fase 3, y el interior, donde 60 municipios están en condiciones de pasar a la última etapa con salidas recreativas, gimnasios y hasta bares y restaurantes abiertos.

Los municipios que forman parte del primer, segundo y tercer cordón del Gran Buenos Aires continuarán con casi las mismas restricciones que hoy: las industrias funcionarán con protocolo sanitario y transporte propio, y los comercios minoristas de barrio –muchos ya funcionaban con la modalidad de delivery– podrán atender ahora en la vereda. En este punto, el gobierno detalló que los locales de venta de ropa y calzado –uno de los rubros por los que más reclamaban los intendentes– podrán trabajar sólo con modalidad «takeaway» o de atención en la puerta, pero sin que los clientes puedan probarse la mercadería.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Seguirán prohibidas la construcción privada, el servicio doméstico y las salidas recreativas y deportivas. También continuarán cerrados bares, restaurantes y shopping.

Las nuevas excepciones comerciales no son automáticas sino que serán habilitadas una vez que el municipio presente los pedidos de autorización con los protocolos correspondientes y sean aprobados por el Ejecutivo.

En toda la Provincia, ya hay más de 8100 casos confirmados y 270 fallecidos. Esta semana hubo operativos en distintos barrios de Pilar, Lomas de Zamora, La Matanza, Moreno, Morón y Tres de Febrero. El foco que preocupa está en el barrio José Luis Cabezas, que comparten Berisso y Ensenada pero que linda con La Plata. Allí se confirmaron 50 casos y se aisló a parte de los vecinos.

El resto de los municipios que no pertenecen al AMBA ingresarán en la fase 4 o fase 5, de acuerdo a si tuvieron o no contagios de coronavirus en los últimos 21 días. Hay 60 comunas, es decir el 45% de la Provincia, que están en condiciones de entrar a la última etapa, la más parecida a la “nueva normalidad”. A todas las actividades industriales y comerciales ya habilitadas se les sumarán la apertura de bares y restaurantes al público y la posibilidad de realizar deportes al aire libre o en gimnasios. También estarán habilitadas las reuniones familiares de hasta 10 personas.

En el caso de los locales gastronómicos, podrán abrir siempre y cuando no superen el 50% de su capacidad, se respete la distancia, tengan alcohol al 70% en cada mesa, espera fuera del local y registro de clientes. Los gimnasios, por su parte, deberán contar con «registro de asistentes, protocolo y desinfección de los elementos de uso común luego de cada uso».

Todas las excepciones son provisorias ya que si hubiera nuevos casos, retrocederán a la fase anterior, como ocurrió en los últimos días en Olavarría, Capitán Sarmiento y Necochea.