Desde la agrupación Tupac dieron a conocer el parte médico de Milagro Sala luego de haber estado en el sanatorio Los Lapachos donde le realizaron algunos estudios médicos. 

Raúl Noro, esposo de la dirigente social dijo: «estamos esperando tener todos los resultados, pero los médicos ya nos anticiparon que está sufriendo una gastritis aguda, colon irritable, escoliosis cervical, severa contractura de hombros y una nube en el cristalino de los ojos, además de otras problemáticas que se profundizan por el cuadro de stress y depresión que está sufriendo”. 

Noro explicó también sobre otros estudios que quedaron pendientes y que están esperando el resultado de la biopsia del colon y del Papanicolaou, entre otros resultados.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De acuerdo al comunicado, el miércoles 1 por la noche, mientras Milagro se estaba restableciendo de la anestesia y recién salida del quirófano, el juez Pablo Pullen Llermanos estaba llamando a la clínica para que la trasladaran inmediatamente al penal. 

«La medida del juez sorprendió a todos nuestros compañeros porque la paciente, semidormida y después de las 21 horas, esperaba restablecerse antes de su regreso al penal», expresa el mensaje de la agrupación. 

El pasado miércoles 1 de noviembre, a las 22.15 horas, Milagro Sala fue trasladada al penal de Alto Comedero -por orden del juez Pullern Llermanos-, desde el sanatorio Los Lapachos, donde le habían efectuado una colonoscopia y una endoscopia, con anestesia, además de otros estudios.

Sala fue llevada a la clínica el 31 de octubre luego de varias semanas de reclamos para llegar a la autorización del juez. El pedido se realizó mientras estaba detenida en la localidad de El Carmen y luego, en un habeas corpus -rechazado por el juez Isidoro Cruz y la Cámara de Apelaciones-, violando lo que establece la ley de Ejecución Penal que autoriza a las personas detenidas a realizar los estudios en forma privada. 

El 14 de octubre el mismo juez, inesperadamente, dispuso la vuelta de Milagro de la casa del Carmen a la unidad 3 de Alto Comedero, sin notificar a las partes, aduciendo que la dirigente social se había negado a realizarse estudios médicos.