La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) mostro su poderío la mañana del miércoles frente al ministerio de la Producción para intentar destrabar la negociación paritaria que se encuentra empantanada entre el porcentaje de aumento pretendido por los trabajadores y las intenciones del empresariado.

El secretario General el gremio, Antonio Caló explicó ante Tiempo: “Nosotros tuvimos que hacer esta movilización porque hicimos más de 10 reuniones y los empresarios comenzaron con un 17% y mantienen su postura del 20% y a nosotros no nos alcanza”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ante los acuerdos sellados por otros gremios que oscilan entre el 20% y el 24% Caló sostiene que una de las variables sobre la que se define el porcentaje reclamado es el promedio del sueldo en cada sector.

“Nosotros entendemos que el salario de los trabajadores metalúrgicos no puede estar por debajo de la línea de pobreza. El promedio del salario de los metalúrgicos es de 10 mil pesos, por eso pedimos el 30%”, explicó Caló y agregó: “Cada gremio sabe lo que le alcanza. Si mis trabajadores tuvieran un salario de 30 mil pesos por mes seguro no pediría el 30”.

Los metalúrgicos y los empresarios se volverán a ver las caras el lunes a partir de las 13 frente a la sede de la Dirección Nacional de Relaciones Laborales, ubicada en la avenida Callao 114. Ese día los trabajadores volverán a movilizar.

Si bien aun el conflicto se encuentra bajo el paraguas de la conciliación obligatoria la UOM comunicó que reanudará su plan de lucha con medidas fuerza el 23 de mayo, día en que vence la paz social impuesta por el ministerio de Trabajo.